6.7.17

VALOR DE ADQUISICIÓN INMUEBLE ADQUIRIDO POR LA HERENCIA DE LOS PADRES

Varios hermanos adquirieron un terreno por herencia sus padres en dos fechas distintas. El 50 por ciento de la nuda propiedad en el fallecimiento de su padre en 2006, declarando el correspondiente Impuesto de Sucesiones y Donaciones, pero sin otorgar escritura de aceptación de herencia. Asimismo, el 50 por ciento del pleno dominio restante al fallecimiento de su madre, en enero de 2016, consolidando además el pleno dominio del 50 por ciento anterior, declarando el correspondiente Impuesto de Sucesiones y Donaciones y otorgando la escritura de aceptación y adjudicación de herencia en octubre de ese mismo año. El terreno ha sido vendido en octubre de 2016. 
Pregunta.-
Valor de adquisición a efectos del cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial. En particular, fechas de adquisición del terreno, así como criterio de distribución de los gastos de notaría y registro propios de la escritura de aceptación de herencia. 
Respuesta.-
El valor de adquisición del terreno transmitido, al haber sido adquirido en su totalidad a título lucrativo, estará constituido por el valor que resulte de la aplicación de las normas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones a cada una de las adquisiciones, sin que pueda exceder del valor de mercado, s las inversiones y mejoras, y los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses, que hubieran sido satisfechos por los adquirentes. Por tanto, los gastos derivados de la escritura pública de aceptación de herencia  formaran parte del valor de adquisición tanto del 50% adquirido por herencia de su padre como del 50% adquirido por herencia de su madre, de acuerdo con el artículo 35 de la LIRPF.
Por su parte, la fecha de adquisición del terreno será la del respectivo fallecimiento de los padres. Al existir un usufructo a favor de la madre, la extinción del usufructo por muerte del usufructuario no comporta, a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, una nueva adquisición por quien detenta la propiedad, sino que es el propio régimen legal de este derecho real de goce o disfrute el que establece que la muerte del usufructuario lo extingue (art. 513.1º, Código Civil), recuperando el propietario las facultades de goce de las que se había visto privado en su constitución.

Por último, la ganancia o pérdida patrimonial resultante se integrará en la base imponible del ahorro, en la forma prevista en el artículo 49 de la LIRPF. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total