26.6.17

RENTA DE CONYUGES FALLECIDOS Y COMO INCLUIR LA DEVOLUCION EN EL IMPUESTO DE SUCESIONES

 IRPF del fallecido (notas de la AEAT):
En el caso de contribuyentes fallecidos durante 2016, el impuesto se devengará en el momento del fallecimiento y el periodo impositivo resultará inferior al año natural.
En el supuesto de fallecido integrante de una unidad familiar, los restantes miembros podrán optar por la tributación conjunta pero sin incluir las rentas del fallecido.
La declaración del fallecido deberá presentarse en modalidad individual.
En caso de resultado a devolver, para tramitar la devolución deberá aportarse por los sucesores del fallecido la siguiente documentación:
  • Para importes inferiores o iguales a 2.000 €:
    • Certificado de defunción.
    • Libro de Familia completo.
    • Certificado del Registro de Últimas Voluntades.
    • Testamento (sólo si figura en el certificado de últimas voluntades).
    • En el supuesto de que haya varios herederos y se desee que el importe de la devolución sea abonado a uno de ellos, autorización escrita y firmada con fotocopia del DNI de todos ellos.
    • Certificado bancario de titularidad de la cuenta a nombre de las personas que van a cobrar la devolución.
  • Para importes superiores a 2.000 €:
    • Certificado de defunción.
    • Libro de Familia.
    • Certificado del Registro de Últimas Voluntades.
    • Testamento o Acta Notarial de Declaración de Herederos.
    • Justificante de haber declarado en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones el importe de la devolución.
    • En el caso de existir varios herederos y que el medio de pago elegido sea la transferencia, certificado bancario de titularidad de la cuenta a nombre de todos los herederos o, en su caso, Poder Notarial a favor de alguno/s de ellos.
Los sucesores del fallecido deberán cumplimentar el impreso modelo H-100 ("Solicitud de pago de devolución a herederos"), disponible en la Sede electrónica, en la dirección electrónica https://www.agenciatributaria.gob.es, accediendo a través de la ruta: "Todos los trámites/Impuestos y tasas/Otros/Devoluciones a sucesores de personas físicas/Información y Ayuda/Información general".
 LA DEVOLUCIÓN DE IRPF COMO CRÉDITO DE CARÁCTER GANANCIAL
 V0223-15
 Si el 50 % de la devolución del IRPF de una persona fallecida podría corresponder al cónyuge supérstite en el supuesto de que hubieran estado casados en régimen de gananciales. 
 El importe a devolver constituye una parte de las rentas obtenidas por los contribuyentes en el periodo impositivo que fueron ingresadas en la Hacienda Pública y que procede devolver al haber ingresado un importe superior a la cuota líquida del impuesto.
De acuerdo con las consideraciones anteriores y a tenor de lo previsto en el artículo 1.347 del Código Civil debe entenderse que el importe de la devolución del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente a cualquiera de los cónyuges de un matrimonio en régimen de sociedad de gananciales constituye un derecho de crédito que tiene carácter ganancial, ya que o bien tiene su origen en el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges, o bien deriva de frutos, rentas o intereses producidos por bienes privativos o gananciales. En cualquiera de los dos casos, se trataría de bienes gananciales de acuerdo con el Código Civil; y ello, con independencia de que los cónyuges hayan presentado declaración conjunta o declaraciones individuales por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
Por lo tanto, al constituir la devolución del IRPF del cónyuge fallecido un derecho de crédito de carácter ganancial, el cónyuge superstite tendrá derecho al cobro del 50% del importe de la misma.

COMPLEMENTARIA DEL ISD POR LA DEVOLUCIÓN DE IRPF DEL CAUSANTE
 V1735-12
Devolución del IRPF correspondiente a persona fallecida. Si los herederos han de presentar autoliquidación complementaria por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y plazo de presentación. 
La devolución del Impuesto sobre la Renta de la Personas Físicas (IRPF) responde al exceso de pagos a cuenta realizados por los sujetos pasivos –retenciones e ingresos a cuenta o pagos fraccionados- sobre la cuota líquida de dicho impuesto. Devengado el IRPF con el fallecimiento del causante, el importe de la devolución constituía un derecho de crédito frente a la Hacienda Pública que formaba parte del caudal relicto y que se transmite a los herederos de aquel. Consecuentemente  los herederos deberán practicar autoliquidación complementaria por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, haciéndolo constar así ante la Oficina Gestora en la que hubieran presentado la autoliquidación por el impuesto. Además, si la devolución de IRPF es superior a 2000€ tienes que justificar que la has incluido en la declaración del ISD para que te ingresen la devolución de renta del fallecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total