11.4.17

FECHA DE ADQUISICION GANANCIA PATRIMONIAL TRAS DISOLUCION DE GANANCIALES.



Hechos.-
1º.- El 23 de febrero de 1987 Pedro adquiere la mitad de un inmueble, al haber sido adquirido por la sociedad de gananciales a la que pertenecía.
2º.- El 25 de octubre de 1991, se disuelve la sociedad de gananciales y Pedro se adjudica la otra mitad del inmueble.
3º.- El 31 de julio de 2013 Pedro dona a su hija el inmueble, señalando a efectos de ISyD su valor en 115.800,74 euros.
En su declaración del IRPF Pedro no refleja la ganancia patrimonial de esta transmisión.

La AEAT le liquida señalando como ganancia patrimonial la diferencia del incremento de valor del bien desde que se adquirió una mitad en 1987 y la otra en 1991 hasta que se transmitió en 2013, tomando como valor el de la escritura de donación.

La AEAT entiende que Pedro tiene dos momentos de adquisición del inmueble; de una mitad el 23/02/1987 y de la otra el 25/10/1991, fecha en que se produjo la disolución de la sociedad de gananciales;

Dice el TSJ: “En cuanto al posible exceso de adjudicación en el acto de disolución de la sociedad de gananciales, consignado por el TEARC en su resolución, aquí recurrida, y que sirve de base a la decisión de la administración de tener en cuenta el año 1991 como momento de adquisición del 50% del inmueble, no consta acreditado en ningún momento del expediente administrativo (NO CONSTA ACREDITADO EN NINGÚN MOMENTO DEL EXPEDIENTE ADMINISTRATIVO EL EXCESO DE ADJUDICACIÓN), por lo que no se va a tener en cuenta este elemento por falta de prueba sobre su existencia”.

Sigue diciendo el TSJ: “En nuestro caso existe controversia en cuanto a la valoración del bien en el momento de su adquisición. No existe controversia alguna con respecto a su valor en el momento de su transmisión ya que la AEAT ha utilizado el mismo valor que el actor consignó a efectos del ISyD en la escritura de donación.

En cuanto al valor inicial del bien, la controversia se encuentra a la hora de tratar de acomodar la valoración realizada por la administración que valora la mitad del bien en el año 1987 y la otra en 1991, perjudicando al actor, que sosteniendo que se infringe lo previsto en el artículo 33.2 de la LIRPF, se aferra a la solución de valorar el bien íntegramente en relación al año 1987. El citado artículo establece: "Se estimará que no existe alteración en la composición del patrimonio: a) En los supuestos de división de la cosa común. b) En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación. c) En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros. Los supuestos a que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos". Efectivamente, la interpretación literal del artículo no deja lugar a dudas de la no aplicabilidad del régimen de alteración patrimonial, a los efectos de determinación de posibles incrementos patrimoniales o no, el supuesto exacto en que se encuentra el recurrente, por lo que debe prosperar su alegación. En conclusión, (…), se entiende que todo el bien fue adquirido en la primera de las fechas barajadas por la administración, es decir en 1987 (…)”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total