8.3.17

ESCRITURA DE HERENCIA Y DECLARACION DE OBRA NUEVA

 En efecto,en la propia escritura consta título de "Declaración de Obra Nueva terminada",  lo que resulta congruente con su contenido, ya que en lo que ahora importa en el apartado 7 del inventario que se incorpora a la citada escritura se hace una descripción de las viviendas construidas, sin que ahora importe el momento en el que se construyeron, ya que el devengo del impuesto se produce cuando se otorga la escritura (artículo 49.1.b) del  Real Decreto Legislativo 1/1993, por lo que la alegación de que las construcciones tienen una antigüedad de más de 5 años -y las pruebas interesadas al respecto- carecen de relevancia.
 Sostiene también la demanda que se produce una doble imposición por cuanto sobre un mismo hecho imponible (declaración de bienes existentes propiedad del fallecido) se liquida tanto el Impuesto sobre Sucesiones como el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados.
El  artículo 31  de la  Constitución Española establece los principios en los que se basa el sistema tributario quedando prohibida la doble imposición.
La prohibición de la doble imposición en materia tributaria supone que sobre los ciudadanos o entidades no pueda recaer la obligación material de pagar doblemente por un mismo hecho imponible, lo que es desde luego compatible con la circunstancia de que sobre un mismo elemento de la realidad (materia imponible) puedan recaer distintas figuras tributarias siempre y cuando los hechos imponibles sean distintos.
Debe distinguirse en este punto lo que es y constituye el objeto del tributo, como hecho de la realidad que soporta el tributo y que de alguna forma representa una manifestación de riqueza y de la capacidad económica del sujeto pasivo del impuesto, del hecho imponible en su sentido más estricto, que es el hecho, acto u operación que para el legislador da lugar y al pago del tributo (artículo 20.1  de la  Ley 58/2003 ).
En el presente caso en realidad ni tan siquiera nos encontramos ante este debate que sutilmente suscita la parte actora, por lo que en modo alguno podemos plantearnos si estamos ante un supuesto de doble imposición, ya que se liquida el Impuesto sobre Sucesiones, donde el hecho imponible es la adquisición mortis causa de determinados bienes y derechos, y el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, donde el hecho imponible no es la adquisición de nada, sino la declaración de una obra nueva que se hace en la misma escritura.
Lo que ha sucedido, como hemos indicado, es que se aprovecha el mismo instrumento para liquidar la sociedad de gananciales y adjudicar la herencia y -al mismo tiempo- declarar la obra nueva, dando lugar en consecuencia a dos liquidaciones porque las operaciones realizadas son también dos.
Debemos recordar en este punto que el artículo 4 del  Real Decreto Legislativo 1/1993, dice: "A una sola convención no puede exigírsele mas que el pago de un solo derecho, pero cuando un mismo documento o contrato comprenda varias convenciones sujetas al impuesto separadamente, se exigirá el derecho señalado a cada una de aquéllas, salvo en los casos en que se determine expresamente otra cosa".
Y esto es lo que ha sucedido en este caso (...).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total