24.3.17

DISOLUCION DE GANANCIALES CON EXCESO COMPENSADO ECONOMICAMENTE. ¿GANANCIA PATRIMONIAL?

HAY GANANCIA PATRIMONIAL SEGÚN LA MAYORÍA DE LA JURISPRUDENCIA DE LOS TSJs: a título de ejemplo:
ST 654/2016 TSJ Castilla la Mancha, de 20/10/2016
 La cuestión sujeta a controversia, consiste en determinar si está sujeta a tributación, como alteración patrimonial en el IRPF, la adjudicación de la totalidad de un inmueble por el interesado a su ex cónyuge, tras la liquidación de la sociedad de gananciales, recibiendo el obligado un importe monetario como contraprestación.
El TSJ Castilla la Mancha dice:
 La cuestión que se somete a este Tribunal está regulada en el  art. 33 de la  Ley 35/2006, del IRPF , que establece:
" 1. Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos.

2. Se estimará que no existe alteración en la composición del patrimonio:

a) En los supuestos de división de la cosa común.

b) En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.

c) En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.

Los supuestos a que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos .".

Para resolver la cuestión planteada el TEAR se fundamenta en la doctrina de la Dirección General de Tributos, en las contestaciones a consultas que cita, así como en la  Sentencia del Tribunal Supremo de 3 de noviembre de 2010.

La mencionada Sentencia dice así:

"(...) si bien es cierto (...) que "no se estimará que existen incrementos o disminuciones patrimoniales en los supuestos de división de cosa común, disolución de sociedades de gananciales y, en general, disolución de comunidades o separación de comuneros"(...) que en estos casos, "los bienes y derechos recibidos por el sujeto pasivo se incorporan al patrimonio por el mismo valor por el que se hubiese computado el derecho enajenado o computado", de tal forma que, si como aquí ocurre, la incorporación al patrimonio lo es por un valor superior al de adquisición actualizado fiscalmente, si que se habrá producido un incremento patrimonial susceptible de calificarse como renta, en el momento de la división de la comunidad, y no, como sería en el caso de que la incorporación lo fuese por el mismo valor, en cuyo caso el incremento quedaría deferido al momento en que el adquirente enajenase el bien.
(...)  En nuestro caso, como apreciaron tanto la Administración como el TEAR (...), concurrió un incremento patrimonial resultante de la adjudicación de la totalidad del inmueble al ex cónyuge del recurrente al procederse a la liquidación de la sociedad de gananciales conforme al cuaderno particional, y ser compensado éste con la cantidad de 64.192,95 € por la parte de su cuota de participación (50%)(....
Y ese es, en fin, el criterio de la Dirección General de Tributos, plasmado, por ejemplo, en consulta vinculante de fecha 21 de noviembre de 2011 (V2757-11), que analiza un supuesto de disolución de sociedad de gananciales en el que el único bien a repartir es un inmueble (...).

En consecuencia, el recurso contra la liquidación ha de ser desestimado.

El recurrente y su cónyuge, casados en régimen de separación de bienes y con motivo de su separación matrimonial, formalizaron disolución de condominio en escritura pública de 15 de octubre de 2008 sobre vivienda , del que eran propietarios al 50%, valorando el 50% en la cantidad 111.345,38 € (50% del precio fijado en la escritura de disolución de 222.690,76 €), que se adjudica a la esposa compensando el exceso al esposo. Dicha vivienda fue adquirida en un 50% por el recurrente el 27 de febrero de 1996 en el precio de 47.780,46 € (actualizado en 60.480,51 €) y lo transmitió el 15 de octubre de 2008 en el precio de 111.345,38 €. La Administración imputa una ganancia e patrimonio no declarada por importe de 50.864,87 €. 
Dice el TSJ de Cataluña: " En el mero ejercicio de la acción de división de la cosa común (...) mediante la adjudicación a un comunero del bien no divisible e indemnizando a los demás, no hay alteración en la composición del patrimonio de los ex comuneros, pero la actualización de los valores o bienes recibidos si la entraña. Así ha sucedido en el supuesto de autos como pone de manifiesto la diferencia que hay entre el valor de adquisición del inmueble cuando se constituyó el condominio y el de transmisión del mismo bien al extinguirse dicho condominio y por ello no puede acogerse la pretensión del recurrente. (...).

UNA GOTA DE AGUA EN EL DESIERTO:
Liquidación de sociedad de gananciales de la actora y su exmarido, al adjudicarse éste el inmueble propiedad de ambos (por resultar económicamente indivisible) y acordarse la compensación económica de la mitad que correspondía a la demandante en la sociedad de gananciales, lo que se materializó mediante la dación en pago a la actora de determinado inmueble propiedad del esposo.
La Agencia Tributaria y el TEARCV consideran que existe una ganancia patrimonial por la transmisión del inmueble que no ha sido declarada, sin que admitan la excepción a la existencia de alteración patrimonial que prevé el  art. 33.2 LIRPF para los supuestos de disolución de la sociedad de gananciales, ello por entender que "la inexistencia de alteración en la composición del patrimonio que, según la norma, no supone manifestación de la ganancia patrimonial sujeta al Impuesto, requiere la no actualización del valor de los bienes, de modo que si se introduce aquella variación (que es lo que se considera producido en el caso) sí se mostrará aquella alteración patrimonial sujeta.
En definitiva, lo que dicen la AEAT y el TEARCV es que para que no exista alteración en la composición del patrimonio, no se tuvo que haber actualizado el valor del inmueble que se adjudicó el exmarido en la liquidación de la sociedad de gananciales, sino que se tuvo que incorporar a su patrimonio por el mismo valor que el día que adquirieron el inmueble.
La actora considera que no existe en el caso ninguna enajenación ni transmisión generadora de ganancia patrimonial ni exceso de adjudicación alguno, sino una mera especificación o concreción de los derechos que corresponden a los cónyuges en el momento de la disolución de la sociedad de gananciales. Añade a ello que la Agencia Tributaria y el TEARCV equivocan la interpretación del último párrafo del apartado 2 del  art. 33  LIRPF  ("los supuestos a que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos"), cuyo correcto entendimiento es el de que las adjudicaciones hechas a cada uno de los miembros de la sociedad de gananciales no generan una valoración actualizada del bien adjudicado, de manera que cuando se proceda a una eventual enajenación del inmueble posterior a la disolución de la sociedad de gananciales habrá de tomarse, a efectos del correspondiente incremento o disminución patrimonial, el valor originario de adquisición previo a la disolución de la sociedad de gananciales
Y el TSJCV da la razón a la actora:
"Frente a la interpretación que mantienen la Agencia Tributaria y el TEARCV, consideramos que el tenor del precepto lo que está expresando precisamente es que los supuestos de que se trata (división de cosa común, disolución de sociedad de gananciales y disolución de comunidad de bienes) no pueden conllevar la actualización de los valores de los bienes recibidos (es decir, que el valor del bien recibido mantiene el valor de la originaria adquisición a efectos de eventuales posteriores transmisiones), pero no que si se actualizan esos valores por los interesados al efecto de efectuar las correspondientes adjudicaciones deje de ser aplicable el apartado 2 de dicho  art. 33  LIRPF, lo que -en modo alguno- dice el precepto".

2 comentarios:

  1. Muchas gracias Alberto por su encomiable labor difusora de temas legales y fiscales.
    A la vista del post me hago la misma pregunta que en el encabezado. Entonces, ¿que pasa?, ¿hay o no ganancia patrimonial en caso de actualizar el valor del bien sobre el que se extingue la copropiedad? ¿habrá que esperar a que se pronuncie el TS?

    ResponderEliminar
  2. Lo malo es que ya se ha pronunciado, pero equivocadamente, según mi humilde opinión. Y como los TSJs abusan del copia pega... pues es lo que tenemos. Pero en fín, al menos tenemos algo razonable a lo que agarrarnos.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total