6.3.17

DIFERENCIAS USUFRUCTO CONJUNTO Y USUFRUCTO SUCESIVO

Se formaliza una escritura de donación otorgada por los cónyuges Federico y Nuria, casados en régimen de separación de bienes, a favor de sus hijos. En virtud de la misma:

Federico dona a sus hijos la nuda propiedad de un inmueble privativo, reservándose el usufructo vitalicio y constituyendo así mismo un usufructo vitalicio conjunto y sucesivo a favor de su esposa sobre el mismo.

El Ayuntamiento liquida por IIVTNU.

Presenta reclamación económico-administrativa argumentando en las alegaciones que el usufructo constituido por Federico en la escritura de donación a favor de su cónyuge tenía el carácter de sucesivo, de tal forma que Nuria adquiriría el uso y disfrute del inmueble únicamente en el caso de fallecimiento del primer usufructuario, su propio esposo y donante. Considera, por tanto, que la constitución de tal usufructo sucesivo está sometida a condición suspensiva (el eventual fallecimiento del cónyuge y primer usufructuario), fundamentando su argumentación en lo dispuesto en los artículos 107.2.b) y 109.4 del TRLHL, y en diversas resoluciones jurisdiccionales y consultas vinculantes de la Dirección General de Tributos, en las que se evidencia que el usufructo constituido con tal carácter está sujeto al cumplimiento de la condición citada.
Efectivamente, los artículos 109.4 del TRLHL y 19.3 de la propia Ordenanza reguladora del IIVTNU, redactados en idénticos términos, señalan que “los actos o contratos en que medie alguna condición, su calificación se hará con arreglo a las prescripciones contenidas en el Código Civil. Si fuese suspensiva no se liquidará el impuesto hasta que ésta se cumpla...” Siendo el usufructo un derecho real en el que resultan especialmente relevantes las disposiciones recogidas en su título de constitución (amparadas en la libertad de pacto que consagra el artículo 467 del CC, con las limitaciones establecidas en la Ley), no cabe duda de que en el supuesto de que se constituya un usufructo sucesivo a favor de una persona, condicionando la entrada en el uso y disfrute de los bienes cedidos al fallecimiento del primer o actual titular, tal condición tendrá la naturaleza de suspensiva y, en consecuencia y a efectos del IIVTNU, el devengo del impuesto sólo se producirá en el caso y en el momento en que dicha condición se cumpla.

Pero no es este el supuesto que se plantea en la presente reclamación, y ello atendiendo al propio tenor literal de la escritura de donación citada y al contenido del derecho de usufructo que se constituyó en tal ocasión por los contratantes.

 Efectivamente, en la Estipulación Primera de dicha escritura se establece que Federico se reserva el usufructo de la finca descrita.

Dicho señor hace donación pura, simple y gratuitamente, libre de toda carga y gravamen, del usufructo vitalicio, conjunto y sucesivo (el subrayado es nuestro), a favor de su esposa de la finca descrita en esta escritura, la cual acepta agradecida esta donación”.

Al objeto de analizar el acto de disposición anterior, conviene exponer, cuál es la naturaleza de los usufructos constituidos conjunta o simultáneamente o bien en forma sucesiva, sus características y sus diferencias.

La posibilidad de constituir tanto un usufructo conjunto o simultáneo como uno sucesivo (o ambos a la vez), aparece recogida en el artículo 469 del Código Civil, a cuyo tenor “podrá constituirse el usufructo en todo o en parte de los frutos de la cosa, a favor de una o varias personas, simultáneamente o sucesivamente, y en todo caso, desde o hasta cierto día, puramente o bajo condición”.
El usufructo conjunto ha sido definido como “la singular cotitularidad que se produce cuando se constituye un mismo derecho de usufructo sobre determinado bien, a favor de varias personas simultáneamente” (Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 22 de mayo de 2000), de donde resultan las dos notas

esenciales de tal usufructo: recaer sobre un mismo bien (identidad del derecho) y atribuir el uso y disfrute del mismo simultáneamente a varios beneficiarios (pluralidad de sujetos). Tal pluralidad de sujetos determina que el usufructo conjunto pueda encuadrarse en la categoría de la comunidad o cotitularidad de un derecho, pudiendo aplicársele, en su caso, las normas reguladoras de las comunidades de bienes, sin perjuicio de las disposiciones de su título constitutivo o de aquellas que regulan, en cada caso, el usufructo conjunto, cuando forma parte de otra comunidad (ganancial, hereditaria, de montes en mano común, etc.). Así mismo, incluso se acepta mayoritariamente por la jurisprudencia y la doctrina científica la existencia de un derecho de acrecimiento a favor de los supérstites en caso de muerte de uno de los co-usufructuarios, en detrimento de los herederos del co-usufructuario fallecido y del nudo propietario.
En la citada Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 22 de mayo de 2000 se señala que:

"deben diferenciarse en relación con el derecho de usufructo, dos hipótesis sustancialmente diversas: por una parte, la constitución a favor de varias personas, simultáneamente, de derechos de usufructo sobre un mismo bien, pero concretando cada uno de ellos a una cuota determinada del bien que se grava, o la constitución de un derecho de usufructo a favor de varios con fijación específica de la cuota que corresponde a cada uno; por otra, la singular cotitularidad que se produce cuando se constituye un mismo derecho de usufructo sobre determinado bien, a favor de varias personas simultáneamente (hipótesis expresamente contemplada por el legislador (cfr. artículo 469 Código Civil). Sin prejuzgar ahora sobre las consecuencias que en la primera hipótesis tiene esa especial fijación de cuotas en caso de fallecimiento de uno de los usufructuarios, a falta de previsiones específicas en el acto de constitución (esto es, si ha de aplicarse o no la previsión del artículo 521 Código Civil), es evidente que en el segundo caso, la fijación de cuotas es absolutamente innecesaria (incluso en el limitado ámbito interno de la determinación de la participación de cada uno de aquéllos en los beneficios y cargas de tal derecho), dado que todos quedan llamados al todo (con las consecuencias que ello implica en la relación frente al nudo propietario) y tal concurrencia de derechos de idéntico contenido sobre el mismo objeto que determina por sí sola la igualdad en aquel reparto o, en caso de fallecimiento de uno de los usufructuarios, el acrecimiento previsto en el artículo 521 y 982-1 del Código".

Por su parte, la Audiencia Provincial de Tarragona, en sentencia de 18 de julio de 2004 se refiere a las características del usufructo conjunto indicando que

"El derecho de usufructo es un derecho eminentemente personal que se extingue por la muerte del usufructuario, a no ser que, por excepción, el título constitutivo autorice su transmisión a ulteriores personas ( STS 2 julio 1952). Así, el art. 469 C. Civil, faculta a constituir el derecho de usufructo en favor de una o varias personas, tanto de forma simultánea como sucesivamente; en este último caso (CUANDO ES USUFRUCTO SUCESIVO) el llamamiento al derecho de usufructo se produce a distintas personas, una detrás de otra, de forma que hay un primer usufructuario que, cuando fallece, transmite el derecho al llamado después de él, mientras que en el primero (USUFRUCTO SIMULTÁNEO) el usufructo se constituye de manera colectiva o conjunta a favor de una pluralidad de personas. En ambos supuestos será de aplicación lo establecido en el art. 521 C. Civil, a cuyo tenor no se extinguirá el usufructo constituido en provecho de varias personas hasta la muerte de la última que sobreviviere, siempre que se trate de personas vivas al tiempo de su constitución.

Cuando un usufructo se adquiere por «traditio» de forma simultánea y sucesiva, se constituye entre los usufructuarios una comunidad que, por sus características, no puede dejar de calificarse como germánica o en mano común, por las siguientes razones: a) porque entre los usufructuarios no existe una determinación de cuotas «sine partibus», sino que es un llamamiento «in solidum». Si hubiese dichas cuotas en la determinación del usufructo, sí que cabría la consolidación respecto del nudo propietario en la cuota que quedase vacante por e
fallecimiento de algún usufructuario; b) porque entre los usufructuarios, por el juego que prevé el art. 521 C. Civil,se aplica el derecho de acrecer. En consecuencia no se produce en este tipo de usufructos la atracción por la propiedad gravada o nuda propiedad, debido al carácter elástico del dominio, a diferencia de ello se produce una incrementación a favor de los sobrevivientes. El fundamento de ese acrecimiento en el usufructo conjunto deriva, por un lado, de la indivisibilidad del usufructo y, por otro, del hecho de que el usufructo tiene tracto, se constituye constantemente, atribuyéndose en cada momento al que es titular, sea uno o varios, aunque disminuya su número; que en el presente caso, hay que señalar que la adquisición del usufructo es conjunta o «in solidum» a favor de dos personas y, en consecuencia, sus titulares deben ser globalmente considerados como una unidad, ycoexisten desde su inicio dos derechos independientes cuyos regímenes van a ser totalmente diferentes y con

distintos titulares, el de la nuda propiedad y el del usufructo, adquirido por varias personas en una comunidad que tiene sus reglas específicas.

Acogiendo los razonamientos expuestos por el Juez a quo en el fundamento de derecho señalado de ordinal segundo, el art. 521 C. Civil dice que el usufructo constituido en favor de varias personas vivas al tiempo de su constitución, no se extinguirá hasta la muerte de la última que sobreviva, así las STS 24 abril 1976 y 29 marzo 1905 ven un «derecho de acrecer especialísimo» entre los usufructuarios... nos hallamos ante un usufructo simultáneo, se trata de un supuesto de comunidad o cotitularidad de un derecho, con unidad de objeto e identidad cualitativa de las titularidades (cousufructo), que se rigen por las normas de la comunidad de bienes (art. 392 C. Civil) y no se extinguirá hasta la muerte de la última que sobreviva.”

El usufructo sucesivo, por su parte, puede definirse como el constituido a favor de varias personas, llamadas sucesivamente a ser usufructuarios, de manera que no existe un solo usufructo sino tantos como beneficiarios, que son llamados sucesivamente según el orden establecido en el título de constitución. Así, si el usufructo es vitalicio, a la muerte del primer usufructuario es llamado al uso y disfrute del bien el siguiente designado y así sucesivamente, extinguiéndose el usufructo y consolidándose la propiedad plena sólo cuando fallece el último de los usufructuarios sucesivos. Este tipo de usufructo difiere, por tanto, en relación al usufructo conjunto, en que el uso y disfrute es diferido para alguno o algunos de los instituidos, mientras que en el conjunto o simultáneo el inicio y el ejercicio del derecho es coetáneo para todos los usufructuarios.

A la vista de la Estipulación Primera transcrita resulta patente que el usufructo constituido a favor de Nuria no es meramente un usufructo sucesivo, sino conjunto y sucesivo, es decir, conjunto con el que se reserva el donante y que, en cuanto tal, surte sus efectos desde el mismo momento de su constitución, y sucesivo, en cuanto que no se extingue con el fallecimiento del cousufructuario donante sino que mantiene su vigencia, en su caso, durante la vida de la otra beneficiaria. Tal fue la voluntad libremente expresada por los contratantes al otorgar la escritura de donación, que pudieron también haber constituido a su libre arbitrio un usufructo meramente sucesivo, y a tal voluntad y al hecho imponible manifestado en dicha escritura se atuvo la Administración tributaria municipal al practicar la liquidación impugnada.

Resolución 23/09/2010 TEAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total