28.2.17

EJERCICIO A CONSIDERAR FUNCIONES DIRECCION. FUENTE DE RENTA

¿Cuál es el ejercicio a considerar a efectos de determinar si se cumple o no el requisito legal sobre principal fuente de renta?
 El Tribunal Central,  modifica el criterio que ha venido manteniendo y que era el que se dice en Consulta 0922-00 de 25/04/2000:
Sujeto pasivo titular de participaciones en entidades mercantiles que fallece en junio de 1998. En 1997 ni él ni ninguno de los miembros del grupo de parentesco cumplían los requisitos establecidos para le exención en el Impuesto sobre el Patrimonio; sin embargo, a la fecha del fallecimiento dos de los miembros del grupo ejercen funciones directivas en las entidades y perciben el nivel de remuneraciones exigidos por la Ley de dicho impuesto. 
 Fecha a considerar, en caso de fallecimiento, para determinar si se cumplen o no las condiciones previstas en el artículo 20.2.c) de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para la aplicación de la reducción del 95% en la base imponible del impuesto. Asimismo, forma de computar el nivel de remuneraciones, también para el supuesto de fallecimiento, si el que fallece no es la persona que ejerce funciones directivas.
Cuando en quien concurran los requisitos de para disfrutar de la exención: porcentaje de participación, ejercicio de funciones de dirección y remuneración concurran en el causante: (...) “habrá que atender a los rendimientos percibidos durante el último periodo impositivo”, que es precisamente el comprendido entre el primer día del año y la fecha del fallecimiento, al producirse la interrupción del periodo impositivo en el I.R.P.F. del causante
(...) Habida cuenta que la persona que ejerce las funciones directivas resulta ser distinta de la fallecida; en consecuencia y no produciéndose para aquellas interrupción alguna del periodo impositivo habrá que estar a los datos correspondientes al ejercicio anterior, es decir a 1997, en el que, como expresamente se reconoce, no se cumplían por ninguno de los miembros del grupo las exigencias del artículo 4.Octavo.Dos de la Ley 19/1991, de 6 de junio. Consecuentemente, no procediendo la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio, condición precisa para la reducción del 95% en la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones con arreglo al artículo 20.2.c) de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, tampoco ésta será aplicable en relación a las participaciones del causante. 
El TEAC en 15/09/2016 modifica el criterio, pero me gusta más como se dice aquí:
  ST 224/2015 TSJ Galicia
“(…)en el supuesto en que el causante fuera la persona que llevara a cabo las actividades de dirección de la empresa familiar, su fallecimiento determinaba el devengo del impuesto sobre sucesiones y el devengo anticipado en renta, recayendo sobre sus herederos la obligación de presentar la correspondiente autoliquidación. Este ejercicio de renta (el que va desde el 1 de enero hasta la fecha en que fallece), anticipadamente devengado, es el último periodo impositivo anterior a la transmisión mortis causa que constituye el hecho imponible del impuesto sobre sucesiones.
Idéntica solución debemos dar cuando quien lleva a cabo las funciones de dirección es uno de los herederos dentro del ámbito de parentesco contemplado por la norma, pese a que para él no se produzca el devengo anticipado en su impuesto sobre la renta del ejercicio en que tiene lugar el deceso. Lo que deberá acreditarse en cada supuesto enjuiciado es que, en el momento del fallecimiento del causante y hasta ese instante (por tanto, entre el 1 de enero del año en que muere y el día que fallece el casusante), las retribuciones percibidas por el heredero por las efectivas funciones de dirección en la empresa familiar superaron el porcentaje del 50% sobre el resto de las retribuciones integradas en su base imponible general (...)
Dice el TEAC 15/09/2016 :
“El ejercicio a computar el propio ejercicio del fallecimiento del causante, siempre y cuando como señala el Tribunal Supremo que en el momento del fallecimiento del causante y hasta ese instante, las retribuciones percibidas por el heredero por las efectivas funciones de dirección en la empresa familiar superen el porcentaje del 50% sobre el resto de las retribuciones integradas en su base imponible general”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total