30.12.15

VIVIENDA HABITUAL Y RESIDENCIA DE ANCIANOS II

TSJ CASTILLA Y LEON 15/10/2015

De acuerdo con el 20.2c LISD se establecen tres requisitos para la práctica de la reducción de la base imponible cuando el heredero es un pariente colateral:
1.-edad del heredero colateral (mayor de 65 años), 
2.-adquisición de la que fuera vivienda habitual del causante y
3.-convivencia en los dos años anteriores al fallecimiento.
En el presente caso no se cuestiona la concurrencia del primer requisito por cuanto la recurrente, única heredera y hermana de la causante y, por tanto, pariente colateral suya, tenía más de 65 años a la fecha del fallecimiento de Dª Berta , y que adquirió mortis causa a título de herencia la citada vivienda.
Por vivienda habitual ha de entenderse aquella que se ajusta a la definición y a los requisitos establecidos en la normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
 art. 54   del  Real Decreto 439/2007, aquí aplicable por razones cronológicas, y en el que se establece:
1. Con carácter general se considera vivienda habitual del contribuyente la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años.
No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, o cambio de empleo, u otras análogas justificadas.
(...)
Pues bien, ha de considerarse que el piso NUM002 , del nº NUM003 de la AVENIDA000 de Zamora era la vivienda habitual de Dª Berta , que la había adquirido en virtud de escritura pública de 4 de octubre de 2000, al ser su residencia durante más de tres años desde esa fecha, como resulta de la documentación obrante (recibos, declaraciones del IRPF, documentación de la Seguridad Social...), debiendo destacarse en este aspecto que en el informe del Inspector Jefe de la Policía Municipal del Ayuntamiento de Zamora de 2 de febrero de 2011 se señala que ese era el domicilio de la citada Dª Berta " desde hace más de diez años ", y en el que convivía con su hermana Dª Joaquina , aquí recurrente. En el mismo sentido, en el informe del Secretario del Ayuntamiento de Zamora de 4 de febrero de 2011 se indica que las hermanas Dª Joaquina y Dª Berta convivieron en el domicilio sito en la AVENIDA000 nº NUM003 , NUM002 , desde hace más de diez años.
TERCERO
- No impide la anterior conclusión el hecho de que Dª Berta ingresara en la Residencia Reina de la Paz, sita en la C/ Hernán Cortés nº 44 de Zamora, el 2 de septiembre de 2009 , causando baja en la misma el 5 de agosto de 2010 , fecha de su fallecimiento, pues el traslado a esa Residencia vino motivado por cuestiones de salud y en ella -aunque estuviera en régimen de estancia completa- no permaneció durante tres años. Dicho de otra forma, si el carácter de vivienda habitual -que se tiene por la residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años- no se pierde, a tenor del art. 54 del citado Reglamento del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, cuando se cambie de domicilio sin haber transcurrido dicho plazo cuando concurran las circunstancias que en el mismo se mencionan "u otras análogas justificadas", con mayor razón no se pierde el carácter de la vivienda habitual que tenía Dª Berta en el citado piso sito en el nº NUM003 de la AVENIDA000 de Zamora, cuando no ha permanecido en la mencionada Residencia Reina de la Paz durante más de tres años, en realidad, menos de uno . En este sentido se ha pronunciado también la sentencia de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 22/01/2015 (rec. núm. 1052/2011 ).
Tampoco impide la conclusión expuesta en el fundamento jurídico anterior el empadronamiento de Dª Berta en el núm. 44 de la C/ Hernán Cortés de Zamora -donde se ubica la citada Residencia Reina de la Paz- pues, como se indica en la mencionada sentencia de 22 de enero de 2015 , es de sobra conocido que la asignación de los centros de salud se realiza en función de la dirección de empadronamiento. Es por ello que debe entenderse como algo regular y ordinario la modificación de los datos del padrón de los residentes de los geriátricos para facilitar la obtención de atención médica y la comodidad de estas gestiones, precisamente tratándose de una fase del ciclo vital en la que tanta importancia tienen esas cuestiones, pero sin que ese empadronamiento, en el lugar donde se encuentra la mencionada Residencia Reina de la Paz, suponga en este caso por las razones expuestas la pérdida de la condición de vivienda habitual que tenía Dª Berta en el citado piso de la AVENIDA000 de Zamora.
Por todo ello, y al estar acreditado por la documentación obrante la convivencia por parte de Dª Joaquina con la causante durante los dos años anteriores al fallecimiento, ha de estimarse el presente recurso, pues ha de aplicarse a la base imponible la reducción de 122.606,47 € por la adquisición de la vivienda sita en Zamora, NUM002 del nº NUM003 de la AVENIDA000 , como se ha alegado en la demanda. No impide esta conclusión la sentencia de 23 de julio de 2013 de este Tribunal Superior de Justicia (sede en Burgos) que se cita en la Resolución del TEAR impugnada, pues en ella se analiza un supuesto diferente al aquí contemplado, ya que en ese caso el causante llevaba en la Residencia Asistida para Personas Mayores que se menciona desde 2002, casi 7 años antes de la fecha del fallecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total