24.11.15

PLAZO PARA LIQUIDAR EL IMPUESTO DE SUCESIONES EN LA SUCESIÓN INTESTADA

La cuestión a resolver consiste en determinar la fecha a partir de la cual debe computarse el plazo de 6 meses establecido para presentar la autoliquidación en el Impuesto sobre Sucesiones. La Administraciones demandadas entienden que dicho plazo debe contarse desde la fecha en que se devenga el impuesto con el fallecimiento del causante el 1 de mayo de 2006, mientras que el actor sostiene que no pudo presentar la autoliquidación hasta que no adquirió la condición de heredero (de su hermano causante de la herencia) al dictarse por el Juzgado de Primera Instancia el Auto de declaración de herederos 26 de enero de 2007, con lo que el recargo es improcedente en la medida de que presentó la autoliquidación el 11 de junio de 2007 dentro del plazo de seis meses. La Sala del TSJ de Murcia comparte plenamente el criterio del recurrente cuando dice que en este caso el plazo de 6 meses establecido para presentar la liquidación no debe contarse desde el fallecimiento del causante, el 1 de mayo de 2006, sino desde que se dicta el Auto de declaración de herederos el 27 de enero de 2007, ya que es en esta fecha cuando adquiere la condición de heredero
Justificación jurídica:
Para llega a tal conclusión hay que tener en cuenta que según el art. 5 LISD están obligados al pago del Impuesto a título de contribuyentes cuando sean personas físicas: a) En las adquisiciones mortis causa los causahabientes, esto es el heredero o legatario. Es evidente que en este caso el actor no adquirió la condición de heredero hasta que fue declarado como tal mediante el Auto del Juzgado de Primera Instancia de fecha 27 de enero de 2007 , por lo que su obligación tributaria de presentar la autoliquidación y pagar el impuesto, no nació hasta ese momento. Además el actor estaba obligado a presentar autoliquidación del impuesto y para ello debía aportar (era imprescindible) la documentación acreditativa del hecho imponible, constituido, como señala el art. 3, por la adquisición de bienes y derechos por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio. Por tanto el documento que acredita el hecho imponible es la declaración judicial de herederos, pues hasta entonces no hay adquisición por herencia por parte del interesado. 
En este sentido se han pronunciado otros Tribunales, como el TSJ de Madrid en sentencia de 10 de octubre de 2008, que sienta como criterio que en el caso que deban realizarse actuaciones judiciales con carácter previo para ser heredero (como ocurre cuando hay un testamento ológrafo que deba protocolizarse), solo cuando finalicen, comienza el cómputo del plazo de 6 meses para cumplir con las obligaciones tributarias, ya que de no ser así se daría el caso de que cuando finalizaran tales actuaciones y se ostentara la condición de heredero, ya habría transcurrido el plazo de 6 meses que prevé la Ley para liquidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total