31.8.15

Sujeción a IVA de la transmisión de una cuota por el comunero sujeto pasivo de IVA a otro comunero, aunque ello dé lugar a la extinción dela comunidad.

Dos matrimonios en régimen de gananciales adquirieron, en el año 1990 y en proindiviso, una finca rústica que explotan en forma de comunidad de bienes, a razón del 25 % cada uno.
Los mismos componentes constituyeron otra comunidad de bienes para explotar un negocio de panadería y bollería. La actividad la desarrollan en un local urbano adquirido conjuntamente por ambos matrimonios.
Plantean la disolución de las dos comunidades de bienes y la adjudicación de los bienes entre ellos, de forma que a un matrimonio se le adjudique la finca rústica adquirida y la totalidad del capital de la comunidad de bienes dedicada a la agricultura y al otro se le adjudique la totalidad del capital de la comunidad de bienes dedicada a la actividad industrial de panadería y el edificio en el cual se desarrolla la actividad. Al resultar diferentes las valoraciones de estas adjudicaciones, convienen en equipararlas, valorando las patentes industriales y el fondo de comercio del negocio de pastelería en el importe de esa diferencia.

IRPF
Con carácter general  la división de la cosa común no implica una alteración en la composición del patrimonio; únicamente se especifica la participación indivisa que correspondía a cada uno de los copropietarios, y a efectos de futuras transmisiones, la fecha de adquisición es la originaria de adquisición ,sin  perjuicio de las especialidades previstas para los bienes afectos.
Pero para que esto opere es preciso que las adjudicaciones correspondan con la cuota de titularidad, en caso contrario, al producirse un exceso de adjudicación, se produciría una ganancia patrimonial tanto si no se compensa como si se hace en metálico o en especie.
Así ocurre en el caso objeto de consulta, donde a uno de los matrimonios comuneros se le adjudica de la CB dedicada a la agricultura: la finca rústica y el resto del capital, superando la cuota de titularidad, y compensando al otro matrimonio por este exceso de adjudicación, con su cuota de titularidad de local y del negocio de panadería, que se adjudican a éste último matrimonio, adjudicación que supera, asimismo, su cuota de titularidad.
La ganancia o pérdida patrimonial derivada de estas operaciones de permuta se determinará, para cada uno de los contribuyentes  exclusivamente en cuanto a los excesos de adjudicación, por la diferencia entre la parte proporcional del valor de adquisición del bien o derecho que se cede y la parte proporcional del mayor de los dos siguientes: el valor de mercado del bien o derecho entregado o el valor de mercado del bien o derecho que se recibe a cambio.
A efectos de futuras transmisiones, los valores y fechas de adquisición correspondientes a los excesos de adjudicación serán, respectivamente, los de mercado y la fecha de la adjudicación. En cambio, para determinar los valores y fechas de adquisición de los bienes que se correspondan con las respectivas cuotas de titularidad, habrán de tenerse en cuenta las especialidades previstas para los bienes afectos en el Reglamento según el cual “Tratándose de la transmisión de elementos patrimoniales afectos a actividades económicas, se considerará como valor de adquisición el valor contable, teniendo en cuenta las amortizaciones que hubieran sido fiscalmente deducibles, sin perjuicio de la amortización mínima a que se refiere el apartado anterior. Cuando los elementos patrimoniales hubieran sido afectados a la actividad después de su adquisición y con anterioridad al 1 de enero de 1999, se tomará como fecha de adquisición la que corresponda a la afectación”.

ITPAJD
La operación constituye una permuta: se entrega la mitad de un negocio a cambio de la mitad del otro negocio y de un inmueble.
Nos encontramos ante una permuta en la que en cada operación dos comuneros transmiten la cuota abstracta de su participación en dicha comunidad a los otros dos comuneros.
23 Reglamento del Impuesto sobre Transmisiones: cada permutante tributará por el valor de lo que adquiera y aplicando el tipo de gravamen que corresponda a la naturaleza mueble o inmueble de los bienes o derechos adquiridos”.
En relación con este tipo de entidades  el comunero ostenta una cuota abstracta en los bienes concretos que integran la comunidad de bienes, de manera que el tipo impositivo debe ser el que corresponda a cada uno de los bienes concretos incluidos en dicho ente jurídico.
No obstante, si la transmisión de la propiedad de la cuota en un condominio se realiza por un empresario o profesional en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional, habrá de tenerse en cuenta lo establecido en el artículo 7.5 TR.

IVA
Artículo 4, uno, de la Ley 37/1992: sujetas al Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del Impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, incluso si se efectúan en favor de los propios socios, asociados, miembros o partícipes de las entidades que las realicen”.
En este sentido, el 5.uno, a) Ley 37/1992, considera empresarios o profesionales las personas o entidades que desarrollen actividades empresariales o profesionales, definidas  como aquéllas que impliquen la ordenación por cuenta propia de factores de producción materiales y humanos o de uno de ellos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.
84 tres, de la Ley “tienen la consideración de sujetos pasivos las comunidades de bienes y demás entidades que, careciendo de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptible de imposición, cuando realicen operaciones sujetas al Impuesto”.
Por ello, las dos comunidades de bienes referidas tienen la consideración de empresario o profesional estando las entregas de bienes y las prestaciones de servicios que realicen sujetas al IVA.
8 dos 2º Ley 37/1992 considera entrega de bienes “las aportaciones no dinerarias efectuadas por los sujetos pasivos del Impuesto de elementos de su patrimonio empresarial o profesional a sociedades o comunidades de bienes o a cualquier otro tipo de entidades y las adjudicaciones de esta naturaleza en caso de liquidación o disolución total o parcial de aquéllas, sin perjuicio de la tributación que proceda  de los conceptos "actos jurídicos documentados" y "operaciones societarias".
En consecuencia, la adjudicación del 50% de la finca rústica a favor de uno de los matrimonios constituye una entrega de bienes sujeta al IVA cuyo sujeto pasivo es la propia comunidad de bienes.
No obstante, el artículo 20.uno 20º de la Ley 37/1992 establece la exención de “las entregas de terrenos rústicos y demás que no tengan la condición de edificables, incluidas las construcciones de cualquier naturaleza en ellos enclavadas, que sean indispensables para el desarrollo de una explotación agraria, y los destinados exclusivamente a parques y jardines públicos o a superficies viales de uso público”.
Por ello, la mencionada adjudicación constituirá una entrega de bienes sujeta pero exenta del IVA salvo que se efectúe la renuncia a la misma en los términos de lo dispuesto por el artículo 20.dos de la Ley 37/1992.

Por otra parte, la adjudicación del 50% del local comercial afecto a la actividad de panadería y bollería constituye una entrega de bienes igualmente sujeta al IVA si bien exenta al tratarse de una segunda entrega de acuerdo con 20.uno 22º de la Ley 37/1992.
Dicha exención podrá ser objeto de renuncia de acuerdo con lo dispuesto por el indicado artículo 20.dos de la Ley 37/1992.
Base Imponible IVA:
En el caso de que alguna de las transmisiones referidas se encontrara finalmente sujeta y no exenta por renuncia a la exención, si se pactara un precio notoriamente inferior al de mercado la base imponible no podrá ser inferior a la resultante de aplicar las reglas dispuestas por el artículo 79.tres de la Ley 37/1992:
“1ª. Si los bienes fuesen entregados en el mismo estado en que fueron adquiridos sin haber sido sometidos a proceso alguno de fabricación, elaboración o transformación por el propio sujeto pasivo, o por su cuenta, la base imponible será la que se hubiese fijado en la operación por la que se adquirieron dichos bienes.
(…)
2ª. Si los bienes entregados se hubiesen sometido a procesos de elaboración o transformación por el transmitente o por su cuenta, la base imponible será el coste de los bienes o servicios utilizados por el sujeto pasivo para la obtención de dichos bienes, incluidos los gastos de personal efectuados con la misma finalidad.
3ª. No obstante, si el valor de los bienes entregados hubiese experimentado alteraciones como consecuencia de su utilización, deterioro, obsolescencia, envilecimiento, revalorización o cualquier otra causa, se considerará como base imponible el valor de los bienes en el momento en que se efectúe la entrega”.

Sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana de 20 de marzo de 2015, Recurso 2685/2011 
Hechos:
Mediante escritura pública de 21 de agosto de 2009 se produjo la extinción del condominio existente entre la entidad AHIS S.L. y D. Juan Enrique en relación a una parcela sita en Villareal, incluida en una Unidad de Ejecución urbanística, recibiendo D. Juan Enrique la plena propiedad de la misma y satisfaciendo a cambio una contraprestación de 60.988 €.
La entidad transmitente de su cuota ideal de propiedad emitió, con fecha 18 de septiembre de 2009, factura nº 32/09, en la que sobre la base de 60.988 €, se repercutía el IVA al 16 %, con una cuota resultante de 9.758,08 €.
D. Juan Enrique no aceptó la repercusión propuesta en la citada factura.
Contra la falta de aceptación de la repercusión del IVA, la entidad AHIS S.L. interpuso ante el TEAR la reclamación nº NUM000 , cuya resolución estimatoria, reconociendo el derecho de AHIS a repercutir las cuotas de IVA controvertidas es objeto del presente recurso por Juan Enrique. Desestimado:
"La Resolución nº 2426/2005 de 29 de noviembre, de la Dirección General de Tributos nos dice: Si la transmisión de la propiedad de la cuota en un condominio se realiza por un empresario o profesional en el ejercicio de su actividad empresarial o provisional, habrá que tenerse en cuenta el art. 7,5 de la Ley del IVA 37/1992. Art. 4.1 y 8.2 de la Ley del IVA , este último considera entregas de bienes, las aportaciones no dinerarias efectuadas por lo sujetos pasivos del impuesto de elementos de su patrimonio empresarial o profesional a sociedades o comunidades de bienes o a cualquier otro tipo de entidades y las adjudicaciones de esta naturaleza en caso de liquidación o disolución total o parcial de aquellas. En consecuencia la adjudicación del cincuenta por ciento de la finca a favor de uno de los comuneros constituye una entrega de bienes sujeta al impuesto.
La operación de extinción de condominio debe incluirse dentro del hecho imponible del IVA al consistir en una entrega de bienes (parte alícuota del bien común) amparada en los arts. 4.uno y 8.dos 2º de la Ley del IVA."




1 comentario:

  1. Genial artículo, añado algo más de informacíon: www.flowsme.com/blog/entendiendo-el-irpf-y-el-modelo-111/
    Saludos,

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total