18.8.15

MANTENIMIENTO VALOR ADQUISICION Y REDUCCION IMPUESTO SUCESIONES

Sociedad cuyo objeto social es el alquiler de inmuebles, cuyo valor ha experimentado un notable deterioro en los últimos tres años

Si se perdería el derecho a la reducción practicada en su día por adquisición "mortis causa" de las participaciones en la entidad como consecuencia de la realización de una operación de reducción de capital. Cuantificación de lo que se entiende por "minoración sustancial" a efectos del mantenimiento del derecho a la reducción practicada. Consecuencias de la operación social prevista.

El artículo 20.2.c) LISD, establece la obligación de mantenimiento de la adquisición por la que se practicó la reducción durante una década a contar desde el fallecimiento del causante, a efectos de conservar el derecho a la reducción practicada. Por su parte, el 20.6 LISD declara aplicable al ámbito de las transmisiones “mortis causa” la exigencia de que los los causahabientes no realicen, durante dicho periodo, actos de disposición u operaciones societarias que, directa o indirectamente, puedan dar lugar a una minoración sustancial del valor de la adquisición.
La interpretación conjunta de ambas normas es la de que, para los supuestos de reducciones practicadas con ocasión de transmisiones por causa de muerte, no es precisa la continuidad de la actividad sino el mantenimiento del valor de adquisición sobre el que se practicó dicha reducción, materializado bien en las acciones o participaciones heredadas bien en aquellas recibidas en su lugar con ocasión de las distintas operaciones societarias acordadas por los órganos de administración de las entidades en que participe el causahabiente.
En el caso planteado  se trata de una sociedad cuyo objeto social es el alquiler de bienes inmuebles. Como consecuencia de la crisis del sector inmobiliario, el valor de mercado de los activos inmobiliarios resulta ser sensiblemente inferior, por lo que se pretende llevar cabo bien una operación de reducción del capital con devolución de aportaciones bien restableciendo el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de las pérdidas.
El supuesto mencionado no puede considerarse imputable a la voluntad de los titulares de las acciones o participaciones. Por ende, en circunstancias como las expuestas y tanto se acuda a una operación societaria de reducción de capital como si se restablece el equilibrio mediante la absorción de pérdidas contra capital social no parece lógico ni razonable entender que la minoración del valor de adquisición lleve consigo la pérdida del derecho a la reducción practicada en su día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total