5.10.11

REDUCCION EN LA ADQUISICION MORTIS CAUSA DE LA VIVIENDA HABITUAL

Reducción en la adquisición mortis causa de la vivienda habitual
a.- Regulación.-
20.2.c)3º Ley 29/1987 “Del mismo porcentaje de reducción -95%-, con el límite de 122.606,47€uros por cada sujeto pasivo y con el requisito de permanencia señalado anteriormente –durante los diez años siguientes al fallecimiento del causante, salvo que falleciera el adquirente dentro de ese plazo-, gozarán las adquisiciones “mortis causa” de la vivienda habitual de la persona fallecida, siempre que los causahabientes sean cónyuge, ascendientes o descendientes de aquel, o bien pariente colateral mayor de 65 años que hubiese convivido con el causante durante los dos años anteriores al fallecimiento”.
b.- Requisitos para que pueda aplicarse la reducción:
1.- Que la vivienda adquirida fuese la vivienda habitual del causante; y que respecto de ella tuviera el causante el pleno dominio (total o parcialmente).
2.- Que la adquiera cualquiera de estos (o todos o algunos de estos) que del causante sean:
Viud@, descendientes (hijos, adoptados nietos, bisnietos, etc.), ascendientes (padres, adoptantes, abuelos, etc.).
Parientes colaterales (hermanos, sobrinos, tíos, primos): que tienen que ser mayores de 65 años (a fecha de fallecimiento del causante) y haber convivido con él durante dos años previos al fallecimiento.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
1.- VIVIENDA HABITUAL DEL CAUSANTE
Concepto de vivienda habitual
La DGT en Resolución de 2/1999, remite al Reglamento del IRPF para la determinación de lo que se entiende por vivienda habitual; concretamente hoy, al  artículo 54 RIRPF, según el cual y dicho con otras palabras, es vivienda habitual (en este caso del causante):
-La vivienda en que haya residido continuadamente durante al menos 3 años; o menos de 3 años si se tropieza con la muerte antes de que se cumplan los 3 años, o haya cambiado de domicilio por matrimonio, separación o por razones de trabajo u otras justificadas.
-Que se haya habitado efectivamente y con carácter permanente antes de que haya transcurrido un año desde la adquisición o terminación de obras.
Hay que poner en relación el concepto de vivienda habitual con el del domicilio fiscal, definido en el artículo 48 de la LGT, como lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con Hacienda, que será para las personas físicas generalmente donde tengan su residencia habitual. Es obligatorio comunicar a Hacienda el domicilio fiscal y el cambio producido en el mismo. El cambio de domicilio fiscal no produce efectos ante Hacienda hasta que no se le comunique.
Considero que si el causante adquiere una vivienda, comunica el cambio de domicilio fiscal a Hacienda, se empadrona en dicha vivienda, y toma posesión de la misma efectiva y permanentemente; y luego resulta que muere antes de que transcurran 3 años: entiendo que habrá “convertido” su nueva morada en vivienda habitual.
Se pierde la condición de vivienda habitual a partir del momento en que se deja de residir en ella. Consulta V1109-07 de 28-05-2007.
2.- CONVIVENCIA DE LOS COLATERALES CON EL CAUSANTE. 
Convivencia, según RAE “acción de vivir en compañía de otro u otros”.
El colateral tendrá que irse a vivir con el causante y a casa del causante durante al menos dos años; y quizás, acreditarlo.
Para probarlo.- aunque el colateral tenga su propia vivienda; tendrá que hacer que la del causante –que todavía no ha muerto- se convierta en su “nueva vivienda habitual”. ¿Cómo?  Con comunicación de nuevo domicilio fiscal a Hacienda (en la declaración de Renta o mediante el modelo 030) y empadronamiento. La existencia de dos viviendas habituales impide la convivencia, según consulta DGT V0398-06, de 7-03-06.
Asimismo, cabe la transmisión de la vivienda antes del transcurso del plazo de 10 años sin perder el derecho a la reducción, siempre que dicha transmisión se produzca dentro del grupo de herederos con derecho a deducción.V0939-05.

LA REDUCCIÓN SE APLICA SOBRE LA PARTE DE VIVIENDA HABITUAL que esté incluida en el caudal relicto; no procede por la parte o por toda la vivienda si esta es adjudicada al cónyuge viudo en la liquidación de gananciales.

PRINCIPIO DE IGUALDAD EN LA PARTICIÓN.

Rige el principio de igualdad en la partición, por el que la reducción beneficia y perjudica a todos los causahabientes por igual (en la medida en que cumplan todos los requisitos del 20.2c) LISD), con independencia de las adjudicaciones realizadas en la partición, y cada uno sobre el valor del bien objeto de reducción incluido en su correspondiente base imponible, según la proporción que resulte de las disposiciones testamentarias (o de la Ley, a falta de testamento). Todo ello sin perjuicio de aplicar la reducción a determinados causahabientes a los que el testador les haya atribuido la vivienda específicamente.
Así, en un supuesto de fallecimiento en que el testador legó a su esposa el usufructo vitalicio del 100% e instituyó herederos por partes iguales a sus 3 hijos. En todos los casos, la reducción será del 95% sobre la parte de valor de la vivienda incluida en la base imponible de cada beneficiario, si bien con el límite para cada uno de ellos de 122.606,47€.
A su viuda, que tenía 79 años de edad cuando murió. 89-79= 10; 10% de la vivienda.
A cada uno de los 3 hijos: 100-10= 90%/3= 30% de la vivienda cada uno.
Si la vivienda tuviera un valor de 1.000.000€....
La madre reduce en su base imponible: 1.000.000 x 10% =100.000 x 95% =95.000€.
Cada hijo reduce en su base imponible: 1.000.000 x 30%= 300.000 x 95% =285.000€. Tope de reducción: 122.606,47€ cada uno. 0034-04

2 comentarios:

  1. La Administración interpreta lo que tu recoges:
    "El colateral tendrá que irse a vivir con el causante y a casa del causante durante al menos dos años; y quizás, acreditarlo.
    Para probarlo.- aunque el colateral tenga su propia vivienda; tendrá que hacer que la del causante –que todavía no ha muerto- se convierta en su “nueva vivienda habitual”. ¿Cómo? Con comunicación de nuevo domicilio fiscal a Hacienda (en la declaración de Renta o mediante el modelo 030) y empadronamiento. La existencia de dos viviendas habituales impide la convivencia, según consulta DGT V0398-06, de 7-03-06."
    ¿Sería mucho pedir que hicieras referencia a sentencias en que se haya confirmado esa interpretacion de la Administracion?

    ResponderEliminar
  2. Consulta V2363-08:"la existencia o no de convivencia es cuestión de hecho y, por tanto, eminentemente probatorio, al igual que lo es la determinación del carácter de una vivienda como habitual, tal y como viene señalando, para este último supuesto, el Tribunal Supremo en Sentencias de 19 de febrero de 1997, 29 de abril y 14 de noviembre de 1998 o en las de 7 y 9 de febrero de 2006.."

    Algunas sentencias sobre el asunto:
    TSJ Madrid 14-7-9
    TSJ Aragón 15-7-2009

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total