1.7.11

PRESTATARIOS SIN CONTRAPRESTACION. LIBERACION DE DEUDORES

Una joven compra un piso que financia en parte con un préstamo hipotecario. En la escritura pública de compraventa, figura ella como única propietaria del inmueble. No obstante, en la escritura del préstamo hipotecario, figuran como prestatarios tanto la joven como sus padres. 
Al cabo de "x" tiempo, la joven quiere "borrar" del préstamo a sus padres y de esta forma devolverles el dinero prestado.
El artículo 7 del RISD y el 2 LITP disponen que el ISD y el ITPAJD se exigen con arreglo a la verdadera naturaleza del acto o contrato, pasando de la denominación utilizada o de la forma elegida, y prescindiendo de los defectos intrínsecos o de forma que puedan afectar a la validez del contrato que realmente se produzca.
Es el llamado principio de calificación, por el cual Administración tributaria pude calificar el acto o contrato celebrado, para hacerlo tributar según lo que realmente sea, pasando olímpicamente de cómo lo hayan llamado las partes.
En este supuesto, se trata de calificar un contrato de préstamo hipotecario en el que figuran como prestatarias 3 personas, pero de cuya cantidad se ha servido sólo uno de ellos (la hija) para financiar la compra de vivienda que es de su propiedad exclusiva; este negocio jurídico puede encubrir una donación por parte de los otros prestatarios –sus padres- que sin haber adquirido parte alguna de la propiedad de dicha vivienda quedan también obligados al pago de las cuotas del préstamo.
La pregunta es: ¿Constituye esta operación hecho imponible del Impuesto de Sucesiones y Donaciones?
Y la respuesta a la pregunta es que para que haya devengo del ISD en la modalidad donaciones (3.1b.- LISD) .-no basta con que los padres figuren como co-prestatarios (eso, lo que constituye es una presunción de donación -destruible por prueba en contrario-), sino que éstos tienen que contribuir a pagar las cuotas (porque podría ocurrir que figurasen como prestatarios como si de avalistas se tratara, sin poner un solo duro, figurando “por si acaso” su hija no paga”); así pues, el primer requisito para que se devengue el ISD es pago real del préstamo por los padres;  devengo del ISD que se producirá individualmente en cada uno de tales pagos realizados por los padres.
En segundo lugar, hay que analizar también si la novación subjetiva consistente en “sacar a los padres del préstamo” asumiendo el préstamo exclusivamente la hija sin contraprestación, supondría una donación de la hija hacia sus padres.
En principio sí se devenga el ISD. 3.1b.- LISD y 12 RISD, que considera “donación a efectos del ISD” cuando alguien asume la deuda de otro sin recibir nada a cambio.
En este supuesto, relacionado el préstamo inicial con la novación subjetiva posterior, no puede entenderse que la liberación de los padres del préstamo sea sin contraprestación de ellos a la hija; la contraprestación ya se la hicieron ellos dejándose “engañar” al constituirse en coprestatarios del préstamo de su hijita. Como dice la DGT: “la liberación de la deuda sería la forma en que la consultante le devuelve a sus padres el dinero prestado (la parte del importe del préstamo bancario pendiente de devolución)”. En tal caso dicha novación no devengaría el ISD por faltar la intención de hacer una liberalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total