30.6.11

DISOLUCION DE COMUNIDAD HEREDITARIA

Supuesto de hecho.- 
Dos hermanos, dueños pro indiviso de unos inmuebles urbanos heredados. Un 50% por herencia de su madre, según escritura de 1999 protocolización de cuaderno particional, cuyo valor declarado fue comprobado por la administración, y el otro 50 % por herencia de su padre, según escritura de 2004.
En el momento actual los hermanos desean deshacer el pro indiviso, adjudicando a cada uno una parte de la herencia común y compensando en efectivo las diferencias que puedan producirse al tratarse de inmuebles, entendiendo que no se trata de transmisiones, sino de concreción y división de una propiedad ya preexistente.

Cuestiones que se plantean:
- Tributación en el impuesto de ITPADJ y base imponible. 
- Repercusiones en el IRPF de la referida operación en cuanto a plusvalías o ganancias patrimoniales, determinación del valor de adquisición en operaciones posteriores y tratamiento de las posibles compensaciones entre hermanos.
- Repercusión de la operación en el Impuesto Municipal del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

ITPAJD
La tributación de la disolución de comunidades de bienes en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados ya ha sido objeto de examen en diversas resoluciones (entre ellas la consulta V2732-09 de 10 de diciembre de 2009).
Un poco de teoría:

La disolución de una comunidad de bienes puede recibir los siguientes tratamientos en el ITPAJD:
Sujeción a la modalidad de operaciones societarias (OS): Si la comunidad de bienes tributó por dicha modalidad en su constitución, lo que requiere que la referida comunidad de bienes haya realizado actividades económicas.Sujeción a la modalidad de actos jurídicos documentados (AJD): Si no realizó actividades económicas, está constituida –o incluye– por bienes inmuebles (por ser la escritura pública inscribible en el Registro de la Propiedad) y las adjudicaciones a los comuneros de los bienes comunes son proporcionales a sus cuotas de titularidad en la comunidad de bienes o aun produciéndose excesos de adjudicación, estos son de los no sujetos conforme al artículo 7.2.B) del TRLITPAJD.Sujeción a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas (TPO): Si se han producido excesos de adjudicación sujetos conforme a lo dispuesto en el artículo 7.2.B) del TRLITPAJD. La sujeción a esta modalidad del impuesto es adicional (ADEMÁS DE) a la que, en su caso, pueda corresponder conforme a lo expuesto en los números 1 y 2 anteriores (OS o AJD).No sujeción a ninguna de las tres modalidades del impuesto: Si la comunidad de bienes no realizó actividades económicas, no incluye bienes inmuebles ni se producen excesos de adjudicación sujetos al impuesto.

Se plantea la disolución de dos comunidades de bienes (LA DGT dice que hay dos comunidades de bienes, no una) .Una es la comunidad de bienes originada como resultado de la adjudicación de bienes de la herencia materna y con efectos desde la muerte de la madre, que es el momento al que se retrotraen los efectos de la adjudicación de la herencia; la otra es la originada como resultado de la adjudicación de bienes de la herencia paterna y con efectos desde la muerte del padre. Importa un bledo a lo dicho el hecho de que los comuneros de las dos comunidades de bienes sean las mismas personas. 
La disolución de ambos condominios constituyen negocios jurídicos diferentes, y como tales, deben ser tratados no solo separada, sino, lo que es más sustancial, independientemente, es decir, sin que pueda procederse a compensaciones de bienes entre las mismas. En caso de que los comuneros intercambiasen inmuebles de una y otra comunidad de bienes como si se tratara de la adjudicación de los bienes de una única comunidad, tal intercambio tendría la consideración de permuta y estaría sujeta como tal a la modalidad TPO conforme al artículo 23 RITPDejando muy claro que se trata de dos comunidades de bienes que deben ser objeto de disolución independiente. los excesos de adjudicación tributarán del siguiente modo:
-Los inevitables conforme al 7.2B del TR y el 1062  CC por indivisibilidad o desmerecimiento por la división con compensación del exceso en metálico; la disolución de esta comunidad de bienes, que no realizó actividades económicas (no sujeta a OS), estará sujeta a AJD por cumplirse los cuatro requisitos del 31.2 del TR: ser primera copia de escritura o acta notarial; tener por objeto cantidad o cosa valuable; contener actos o contratos inscribibles en los Registros de la Propiedad, Mercantil, de la Propiedad Industrial y de Bienes Muebles y no estar sujeto tal acto o contrato a ISD, TPO ni a OS.
La disolución de las comunidades hereditarias objeto de consulta cumplen los cuatro requisitos dichos, puesto que al tratarse de un bien inmueble, su disolución debe formalizarse en escritura pública, que tendrá contenido valuable, es inscribible en el Registro de la Propiedad y no está sujeta ni a ISD, ni a TPO ni a OD. Al no producirse excesos de adjudicación sujetos al impuesto, no habrá tributación adicional por TPO.Base imponible, conforme al artículo 30.1 del TR, el valor declarado, sin perjuicio de la comprobación administrativa; por lo que la base imponible de la disolución de la comunidad hereditaria no será el valor de adquisición que figura en las escrituras de 1999 y 2004, sino el valor real total de los bienes poseídos en pro indiviso, es decir, el valor declarado o el comprobado por la Administración tributaria, si fuera mayor, según resulta de lo dispuesto en el artículo 46.1 y 3 del TR “1. La Administración podrá, en todo caso, comprobar el valor real de los bienes y derechos transmitidos o, en su caso, de la operación societaria o del acto jurídico documentado” y que “3.Cuando el valor declarado por los interesados fuese superior al resultante de la comprobación, aquél tendrá la consideración de base imponible. …..”.- Excesos de adjudicación perfectamente evitables se trataría de la disolución de una comunidad hereditaria que no realizó actividades económicas (no sujeción a OS), sujeta a AJD, por cumplirse los cuatro requisitos del 31.2 del TR; base imponible, igual antes. Y ADICIONALMENTE,  los excesos de adjudicación evitables estarán sujetos a TPO.

RESUMEN.-
En RESUMEN si la adjudicación de los inmuebles de ambas comunidades se realiza de forma separada y en cada una de ellas la adjudicación se realiza formando lotes lo más equivalentes que sea posible y si los excesos de adjudicación que se produzcan son inevitables y, además, tales excesos son compensados en metálico a favor de los comuneros que obtengan defectos de adjudicación en los bienes que reciben, siempre que las comunidades de bienes no realizasen actividades empresariales, la disolución de cada una de las dos comunidades de bienes estaría sujeta a AJD.
Por el contrario, si la disolución de las referidas comunidades de bienes no cumple los requisitos expuestos, bien por producirse excesos de adjudicación no inevitables, bien por intercambiarse o permutar pisos de una de las comunidades de bienes como pago o compensación de lo recibido o adjudicado de la otra, además tributar por AJD, por disolver cada comunidad de bienes, tales excesos de adjudicación y permutas estarán sujetos a TPO.
DISOLUCION PARCIAL DEL PROINDIVISO
Se sale de la comunidad algún o algunos comuneros, pero subsiste el condominio porque se "quedan" en el mismo 2 ó más comuneros que se adjudican las cuotas de que eran titulares los salientes en dicho proindiviso. Remisión a la consulta V0915-07. La comunidad de bienes no se extingue, sino que persiste, pues la propiedad del bien sigue perteneciendo pro indiviso a varias personas (aunque sean menos). 


En consecuencia, la operación que se realiza es la transmisión de cuotas de participación indivisas que efectúan los copropietarios "salientes" frente a los que se "quedan", lo cual encaja en el hecho imponible de TPO, recogido en el artículo 7.1.A) TR, a la cual queda sujeta la transmisión de las cuotas de participación indivisas sobre la vivienda por el concepto de transmisión onerosa de bienes inmuebles.
Por último, la sujeción de la operación a TPO impide la sujeción de la escritura pública en que se formalice la transmisión a AJD, por faltar uno de los requisitos del 31.2 del TRLITP.
Y si alguna de las nuevas comunidades de bienes resultantes de la disolución de la comunidad hereditaria fuera a realizar actividades económicas, su constitución estará sujeta a OS.
Conclusiones respecto del ITPAJD.-


1.-Las dos comunidades de bienes que se pretende disolver son dos comunidades hereditarias que deben disolverse de forma independiente, sin que se produzcan compensaciones de bienes entre las mismas, que, de tener lugar, tendrán la consideración de permutas sujetas a TPO.
2.- La disolución de una comunidad hereditaria sobre bienes inmuebles que no ha realizado actividades empresariales y cuya adjudicación de bienes se realiza de forma proporcional a las titularidades de los comuneros estará sujeta a AJD, por cumplir los requisitos exigidos por el artículo 31.2 del TR; mismo tratamiento tendrá la disolución de una comunidad hereditaria sobre un bien inmueble con exceso de adjudicación si este no tiene la consideración de transmisión patrimonial onerosa conforme a lo dispuesto en el artículo 7.2.B) TR. 3.- Si en la disolución de una comunidad hereditaria sobre bienes inmuebles que no ha realizado actividades empresariales se produce algún exceso de adjudicación de los que tienen la consideración de transmisión patrimonial onerosa conforme a lo dispuesto en el artículo 7.2.B) TR, adicionalmente a la tributación por AJD, por la disolución de la comunidad de bienes, el referido exceso de adjudicación estará sujeto a TPO. 4.- En caso de que se produzca lo que se denomina “disolución parcial”, sin que se extinga la comunidad de bienes por permanecer dos personas como comuneros, está sujeta a TPO, lo que impide la sujeción a AJD. 5.- Si de la adjudicación de bienes de la comunidad hereditaria resulta alguna nueva comunidad de bienes que realice actividades empresariales, su constitución quedará sujeta a OS, en virtud de lo dispuesto en el artículo 22.4º del citado texto refundido. 

IRPF
De acuerdo con 33.2 LIRPF, se estima que no existe alteración del patrimonio, y, por tanto, no se genera ganancia o pérdida patrimonial, en los supuestos de división de la cosa común; pero para ello las adjudicaciones que se lleven a cabo al deshacerse la indivisión se tienen que corresponder con la respectiva cuota de titularidad. En tal caso no existiría alteración patrimonial, y, por tanto, ganancia o pérdida patrimonial, por lo que, a efectos de futuras transmisiones, el valor y la fecha de adquisición no serían los de la adjudicación de los bienes a los comuneros, sino los originarios de adquisición de los mismos..
Pero si al deshacerse la indivisión se atribuye a alguno o algunos de los comuneros bienes o derechos por mayor valor que el correspondiente a su cuota de titularidad, compensadas o no en metálico o en especie, existiría una alteración patrimonial en los contribuyentes que perciben bienes por menor valor que el correspondiente a su cuota de titularidad, generándose en éstos últimos una ganancia o pérdida patrimonial.
Lo expuesto en los dos párrafos anteriores sería igualmente aplicable en caso de que la división de la herencia no alcanzase a todos los bienes que la integran, quedando alguno de ellos en copropiedad.
La ganancia o pérdida patrimonial se calculará por diferencia entre los valores de adquisición y de transmisión que proporcionalmente correspondan a los excesos sobre la cuota de titularidad, determinados en los artículos 35 y 36 de la Ley del Impuesto.
El valor de adquisición estará formado por la suma del importe real por el que la adquisición se hubiera efectuado, que, al haberse producido a título lucrativo, será el valor que resulte de la aplicación de las normas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sin que pueda exceder del valor de mercado, más los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses, que hubieran sido satisfechos por el adquirente (ej. Impuesto de Sucesiones, Plusvalía Municipal, Notaría, Registro, Gestor, etc.).
Este valor de adquisición se actualizará mediante la aplicación de los coeficientes de actualización previstos en la Ley de Presupuestos Generales del Estado del año en que se efectúe la adjudicación.
El valor de transmisión será el importe real por el que la enajenación se hubiera efectuado, del que se deducirán los gastos y tributos inherentes a la transmisión que hubieran sido satisfechos por el transmitente. Por importe real del valor de enajenación se tomará el efectivamente satisfecho, siempre que no resulte inferior al normal de mercado, en cuyo caso prevalecerá éste. En caso de que fuese a título lucrativo, el mencionado importe real será el valor que resulte de la aplicación de las normas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sin que pueda exceder del valor de mercado.
La ganancia o pérdida patrimonial se integrará en la base imponible del ahorro, en la forma prevista en el artículo 49 de la Ley del Impuesto.
Si se genera una ganancia patrimonial tributará al tipo de gravamen del ahorro previsto en los artículos 66 y 76 de la Ley del Impuesto, es decir, al 19% los primeros 6.000 euros de base del ahorro, y a partir de dicha cuantía al 21%. Si se generase una pérdida patrimonial, su importe se compensará con las ganancias patrimoniales a integrar en la base imponible del ahorro obtenidas en el mismo período impositivo, y en caso de no haberse obtenido o el resultado de esta compensación arrojase un saldo negativo, su importe sólo podrá compensarse con el positivo que se ponga de manifiesto en los cuatro años siguientes.


Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU)
 Respecto a las comunidades de bienes constituidas por “actos mortis causa”, el criterio de la DGT, coincidente con las sentencias del Tribunal Supremo de 17 de diciembre de 1997, 10 de octubre de 1998 y 19 de diciembre de 1998, es que en la división de la herencia no se produce el devengo del IIVTNU, y ello con independencia de que la división se lleve a cabo mediante adjudicación proporcional a cada uno de los herederos, o bien, en el caso de que tratándose de un bien indivisible, se adjudique a uno de los herederos mediante compensación económica al resto.
Y en los supuestos en que no se devengue el IIVTNU, como es el caso, en la posterior transmisión de los terrenos urbanos afectados, se entenderá que el cómputo del número de años a lo largo de los cuales se ha puesto de manifiesto el incremento de valor no se ha interrumpido por causa de la transmisión derivada de aquellas operaciones que no originen el devengo del impuesto.

 Consulta V1326-11, de 24-05-11

1 comentario:

  1. No me ha valido de mucha ayuda: En mi caso tenemos 1 local alquilado por 2 hermanos lo dimos de alta a nombre de una comunidad de Bienes, para entregar el IVA trimestral del alquiler, aportando escritura de propiedad a nombre de los dos hermanos no de la comunidad de bienes, y el contrato privado asi lo dimos alto en hacienda, nos dimos de alta, y en 2014 en Madrid esta exenta la creacion aumento y disminucion de capital, aunque no la disolucion, osea cuando se venda el local nos dicen en la comunidad que hay que pagar por el impuesto de operaciones societarias al disolver la comunidad, en Hacienda nos dicen que no que el codigo civil esta de nuestro lado al ser un proindiviso y que no debemos pagar, ni siquiera presentarles la documentacion de la comunidad de bienes a la comunidad de Madrid, dicen que la comunidad de Bienes no tiene personalidad juridica, y que la venta la hacen los particulares, que luego la damos de baja en Hacienda la Comunidad y que en comunidad de madrid ni se enteran, ya que ni siquiera la dimos de alta alli. Como lo veis? habra que pagar al vender o no al no tener personalidad juridica? o podemos vender, y no cerrarla, dejarla abierta pero sin actividad 50 años.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total