9.2.11

INMOVILIZADO MATERIAL

El PGC clasifica el inmovilizado en función del uso y destino de los bienes y la procedencia de los flujos de caja futuros que la empresa espera obtener de ellos. Y atendiendo a ello se clasifica el inmovilizado en:

Inmovilizado Material: los activos están destinado a ser usados en el curso normal de las operaciones; por tanto los flujos de caja futuros procedentes de ellos procederán de la explotación de dichas operaciones. NRV 2ª Y 3ª, subgrupos 21 y 23 (inmovilizado material e inmovilizado material en curso).

Inversiones inmobiliarias: inmuebles para obtener flujos de caja por arrendamientos o plusvalías al cabo del tiempo por su venta, pero sin estar afectos a la explotación normal de la empresa. Aunque la empresa tenga por actividad alquileres de inmuebles, estos igualmente habrán de clasificarse como inversiones inmobiliarias. NRV 4ª, subgrupo 22.

Activos no corrientes y grupos enajenables mantenidos para la venta: su destino no es su uso ni la obtención de rentas, sino su venta a corto plazo generando con dicha venta (ajena a la explotación habitual de la empresa) los flujos de caja. NRV 7ª, subgrupo 58. Activos no corrientes mantenidos para la venta.
Por tanto, el aspecto fundamental de la clasificación del inmovilizado es el tipo de flujos de caja futuros a obtener del mismo. Estos flujos de caja determinarán su clasificación en el balance y los criterios de valoración y registro.
Este grupo, no aparece en el PGCPymes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total