13.12.10

OBLIGATORIEDAD DE CONSTITUIRSE EN COMUNIDAD DE BIENES

Una comunidad de bienes existe, sin que sea preciso un acto formal o un reconocimiento por parte de la Administración, desde que la propiedad de una cosa o derecho pertenece proindiviso a varias personas y, desde que existe una comunidad de bienes que, como tal comunidad, realiza operaciones sujetas al IVA, el sujeto pasivo es la misma y no cada uno de los comuneros (TEAC 1-7-00)

En un arrendamiento de bienes inmuebles el sujeto pasivo es la comunidad y no los comuneros (TSJ Asturias 18-12-01, Rec 3675/97):

Como pone de manifiesto la propia recurrente y se recoge en la resolución recurrida, la cuestión principal que se debe determinar es si la demandante es o no sujeto pasivo del IVA, condición que le niega la resolución recurrida.
Son hechos no discutidos que el demandante, junto a otros seis hermanos, son propietarios, en porcentajes diferentes de dos inmuebles, uno arrendado a la Sociedad Hotel Cabeza, SL y el otro a Benigno Cabeza, SA y que afectando la resolución al IVA, ejercicios 1991 a 1993, la legislación aplicable viene determinada por la Ley 30/1985, de 2 de agosto y por la Ley 37/1992, de 28 de diciembre.
Tampoco se discute la sujeción al IVA del arrendamiento de bienes inmuebles, así artículos 3.1 y 3 y 4 uno y cuatro a) de las referidas Leyes de 1985 y 1992, sino la condición de sujeto pasivo del impuesto derivado de la actividad de arrendamiento de bienes inmuebles. Sobre este particular venía a señalar el artículo 15.1.1º de la Ley de 1985 que son sujetos pasivo del Impuesto, las personas físicas o jurídicas que desarrollen actividades empresariales o profesionales y realicen las entregas de bienes o prestan los servicios, señalando el apartado 2 que tiene la consideración de sujetos pasivos, entre otras, las comunidades de bienes, conceptos que en lo esencial viene a recoger el artículo 84, uno 1 y tres de la Ley 37/1992.
De cuanto antecede resulta que las comunidades de bienes son sujetos pasivos del impuesto, en cuanto realizan entregas de bienes o prestan algún servicio, y que la propiedad que la demandante ostenta, conjuntamente con otros seis hermanos, de los inmuebles arrendados a terceros, constituye una comunidad de bienes, según el artículos 392 del Código Civil , al pertenecer la propiedad de los bienes a varias personas «pro indiviso», clara resulta la sujeción de la referida Comunidad al IVA, al ser ésta y no todos y cada uno de los miembros que individualmente la constituyen el sujeto pasivo del impuesto.
Lo anteriormente razonado pone de manifiesto la inaplicabilidad al caso de autos del citado artículo 97. Cuatro de la Ley 37/1992 toda vez que va referido a la adquisición en común por varios sujetos pasivos y en el caso de autos sólo existe un sujeto pasivo, determinado por la Comunidad de bienes.

Consulta Vinculante V1240-10 de 2/06/2010

La consultante es propietaria en pro indiviso al 50 por 100 con su exmarido de un inmueble arrendado como local de negocio. El contrato de arrendamiento lo realizó su exmarido cuando el inmueble pertenecía a la sociedad de gananciales. Los dos copropietarios se reparten la renta derivada del arrendamiento.

Cuestión Planteada:
Quien debe expedir la factura y declarar el Impuesto sobre el Valor Añadido consecuencia del citado arrendamiento, y a quien tiene que practicar retención a cuenta del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas el arrendatario del local de negocio.

Normativa
Ley 35/2006, Arts. 8, 88, 89; Ley 37/1992, Arts. 4, 5, 84, 164; RIRPF RD 439/2007, Arts. 75, 76

IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO

El artículo 392 del Código Civil, al tratar de las comunidades de bienes, señala que hay comunidad cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece en pro indiviso a varias personas.
De acuerdo con los términos del escrito de consulta, según el cual la consultante junto con su exmarido disponen de un local de negocio del que son copropietarios por mitades indivisas, debe entenderse que existe una comunidad de bienes.
El artículo 4, apartado uno, de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (BOE de 29), dispone que “estarán sujetas al Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del Impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, incluso si se efectúan en favor de los propios socios, asociados, miembros o partícipes de las entidades que las realicen”.
Por su parte, el artículo 5.Uno, letra c) de dicha Ley 37/1992, establece que se reputarán empresarios o profesionales:
“c) Quienes realicen una o varias entregas de bienes o prestaciones de servicios que supongan la explotación de un bien corporal o incorporal con el fin de obtener ingresos continuados en el tiempo.
En particular, tendrán dicha consideración los arrendadores de bienes”.
Por último, el artículo 84.tres de la Ley del Impuesto dispone que “tienen la consideración de sujetos pasivos las herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, careciendo de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptible de imposición, cuando realicen operaciones sujetas al Impuesto.”.
De todo lo anterior, se pone de manifiesto que es esta comunidad de bienes propietaria del inmueble, la que tiene la condición de empresario o profesional, a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido, y es el sujeto pasivo del Impuesto.
En consecuencia, corresponde a esta comunidad de bienes como sujeto pasivo del Impuesto, cumplir con las obligaciones que el artículo 164.uno de la Ley 37/1992, impone, con carácter general, a los sujetos pasivos:
“Articulo 164. Obligaciones de los sujetos pasivos.
Uno. Sin perjuicio de lo establecido en el Título anterior, los sujetos pasivos del Impuesto estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:
1º. Presentar declaraciones relativas al comienzo, modificación y cese de las actividades que determinen su sujeción al Impuesto.
2º. Solicitar de la Administración el número de identificación fiscal y comunicarlo y acreditarlo en los supuestos que se establezcan.
3º. Expedir y entregar factura de todas sus operaciones, ajustada a lo que se determine reglamentariamente.
4º. Llevar la contabilidad y los registros que se establezcan, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código de Comercio y demás normas contables.
5º. Presentar periódicamente o a requerimiento de la Administración, información relativa a sus operaciones económicas con terceras personas.
6º. Presentar las declaraciones-liquidaciones correspondientes e ingresar el importe del Impuesto resultante.
Sin perjuicio de lo previsto en el párrafo anterior, los sujetos pasivos deberán presentar una declaración-resumen anual.
En los supuestos del artículo 13, número 2º, de esta Ley deberá acreditarse el pago del Impuesto para efectuar la matriculación definitiva del medio de transporte.
7º. Nombrar un representante a efectos del cumplimiento de las obligaciones impuestas en esta Ley cuando se trate de sujetos pasivos no establecidos en la Comunidad, salvo que se encuentren establecidos en Canarias, Ceuta o Melilla, o en un Estado con el que existan instrumentos de asistencia mutua análogos a los instituidos en la Comunidad.
(…).”.
IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS
Las entidades en régimen de atribución de rentas (concepto que incluye las comunidades de bienes y sociedades civiles, entre otras) no constituyen contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas sino que se configuran como una agrupación de los mismos que se atribuyen las rentas generadas en la entidad, tal como establece el artículo 8.3 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre).
Añade el artículo 88 del mismo texto legal que las rentas atribuidas tendrán la naturaleza derivada de la actividad o fuente de donde procedan, para cada uno de los socios o comuneros.
El artículo 89.2 de la citada Ley dispone que “estarán sujetas a retención o ingreso a cuenta, con arreglo a las normas de este Impuesto, las rentas que se satisfagan o abonen a las entidades en régimen de atribución de rentas, con independencia de que todos o alguno de sus miembros sea contribuyente por este Impuesto, sujeto pasivo del Impuesto sobre Sociedades o contribuyente por el Impuesto sobre la Renta de no Residentes. Dicha retención o ingreso a cuenta se deducirá en la imposición personal del socio, heredero, comunero o partícipe, en la misma proporción en que se atribuyan las rentas”.
Añade el apartado 3 del citado precepto que “las rentas se atribuirán a los socios, herederos, comuneros o partícipes según las normas o pactos aplicables en cada caso y, si estos no constaran a la Administración en forma fehaciente, se atribuirán por partes iguales”.
En desarrollo del artículo 99 de la Ley 35/2006, el apartado 2 a) del artículo 75 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE de 31 de marzo), determina cuales son las rentas sujetas a retención o ingreso a cuenta, incluyendo entre las mismas, independientemente de su calificación, “los rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos.
A estos efectos, las referencias al arrendamiento se entenderán realizadas también al subarrendamiento”.
El sometimiento genérico a retención de estos rendimientos se ve complementado por lo dispuesto en la letra g) del apartado 3 del mismo precepto reglamentario, que excepciona de la obligación de practicar retención o ingreso a cuenta los siguientes supuestos:
“1º. Cuando se trate de arrendamiento de vivienda por empresas para sus empleados.
2º. Cuando las rentas satisfechas por el arrendatario a un mismo arrendador no superen los 900 euros anuales.
3º. Cuando la actividad del arrendador esté clasificada en alguno de los epígrafes del grupo 861 de la Sección Primera de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas, aprobadas por el Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, o en algún otro epígrafe que faculte para la actividad de arrendamiento o subarrendamiento de bienes inmuebles urbanos, y aplicando al valor catastral de los inmuebles destinados al arrendamiento o subarrendamiento las reglas para determinar la cuota establecida en los epígrafes del citado grupo 861, no hubiese resultado cuota cero.
A estos efectos, el arrendador deberá acreditar frente al arrendatario el cumplimiento del citado requisito, en los términos que establezca el Ministro de Economía y Hacienda”.
Por otro lado, el artículo 76.1 del Reglamento del Impuesto establece lo siguiente:
“1. Con carácter general, estarán obligados a retener o ingresar a cuenta, en cuanto satisfagan rentas sometidas a esta obligación:
a) Las personas jurídicas y demás entidades, incluidas las comunidades de propietarios y las entidades en régimen de atribución de rentas.
b) Los contribuyentes que ejerzan actividades económicas, cuando satisfagan rentas en el ejercicio de sus actividades.
(…)”.
Conforme con esta regulación normativa, en cuanto el arrendatario es un sujeto obligado a retener, de acuerdo con lo establecido en el artículo 76.1 del Reglamento del Impuesto, los rendimientos que satisfaga a la comunidad de bienes por el arrendamiento del local de negocio estarán sometidos a retención a cuenta del impuesto, salvo que fuera aplicable alguno de los supuestos de exoneración incluidos en el artículo 75.3.g). Dicha retención será atribuida por la comunidad de bienes a cada uno de los comuneros por partes iguales.
Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

Consulta V2236-07 Es menos contundente con relación a la obligatoriedad de constituirse en CB.- Puede servir para evitar sanciones. "Si los dos copropietarios del inmueble arriendan el mismo a un tercero, ambos ejercerán la actividad de arrendamiento y deberán darse de alta los dos de forma individual en el correspondiente epígrafe de las Tarifas del impuesto. Si la actividad de arrendamiento sólo es ejercida por uno de los copropietarios en su parte del local, sólo éste tendrá la consideración de sujeto pasivo al ejercer la actividad económica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total