16.12.10

EL REGIMEN FISCAL DE LAS SICAV Y SU MODIFICACION LEY PRESUPUESTOS 2011

Las SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable) son una más de las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC).
Las IIC tienen por función, como señala la propia Ley de IIC: "la captación de fondos, bienes o derechos del público para gestionarlos e invertirlos en bienes, derechos, valores u otros instrumentos, financieros o no, siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos".

Es decir, se trata de unos instrumentos previstos para que el público en general realice inversiones financieras en un "sitio" en que al haber muchos inversores, sea muy alto el volumen de inversión y pueda de este modo lograrse una composión más equilibrada de cartera de lo que conseguiría un inversor individual, diversificando así riesgos y rentabilidades.

Las IIC tienen varias modalidades, en función de la naturaleza de los activos en que invierten:
-IIC financieras: en activos financieros.
-IIC no financieras: en activos no financieros; normalmente inmuebles.

También hay un distingo entre las IIC por la forma que adoptan:

-Los que adoptanforma societaria, como las SICAV, en que se dota al instrumento de personalidad jurídica siendo los inversores socios, y por tanto, propietarios y gestores últimos de la entidad;
-Los fondos: agrupaciones de inversores sin personalidad jurídica que requieren de una sociedad gestora que asuma la dirección de las inversiones del fondo y de una entidad depositaria que custodia las inversiones.

Los requisitos más destacados para constituir una SICAV son:
-Número de mínimo de accionistas: 100.
-Capital inicial mínimo de 2.4M€, íntegramente suscrito y desembolsado.
-Pueden crear compartimentos para dirigir de forma distinta las inversiones. Cada compartimento debe tener un mínimo de 20 accionistas y un capital de 480.000€uros.

La LIS contempla un régimen especial para las IIC, aplicable a las SICAV. Su rasgo más señalado para la entidad es que tributa al 1%, sin derecho a aplicar deducciones en cuota, siempre que cuente con un número mínimo de socios.
Para valorar los efectos de este régimen hay que tener presente que la inversión típica de las IIC son activos financieros.
En el régimen general de la LIS cuando una sociedad percibe un dividendo de otra en la que participa lo integra en su base imponible, le aplica el tipo de gravamen y obtiene la cuota correspondiente. Por percibir ese dividendo puede aplicar deducción por doble imposición interna de dividendos, que en el caso de que la participación tenga una antigüedad de más de un año y sea igual o superior al 5% será del 100% de la cuota correspondiente. Si no se alcanzan esas condiciones será del 50%. Igualmente, cuando la sociedad venda esas participaciones por la parte de los beneficios no distribuidos por la entidad cuyas participaciones se transmiten se puede aplicar la deducción por doble imposición que será del 100%, aunque exige una participación igual o mayor al 5% y tenencia de más de un año.
Cuando las SICAV obtienen dividendos o venden participaciones, tributan al 1% por los beneficios obtenidos, aunque no pueden aplicar ninguna de las deducciones por doble imposición dichas. Así pues, la principal ventaja con la que cuentan es que la aplicación de su beneficio fiscal (tributación al 1%) no exige los requisitos de participación y antigüedad que, para las restantes sociedades, permite eximirse de tributación totalmente. Ello convierte a las SICAV en vehículos especialmente aptos para la inversión en los grandes valores, disfrutando de unas condiciones que en otro caso serían imposibles de obtener para la inmensa mayoría de los inversores (imaginemos alcanzar el 5% de telefónica). Los socios de estas entidades, sean personas físicas o jurídicas y salvo que las IIC se hayan constituido en paraisos fiscales, integrarán en su imposición personal los dividendos que perciban desde la SICAV, sin derecho a aplicar deducción por doble imposición (las personas jurídicas, pues en el IRPF esta deducción ya no existe) y la plusvalías que en su caso obtengan en la venta de las acciones/participaciones.
En el IRPF las SICAV han ofrecido dos beneficios añadidos alos inversores. Por un lado, la posibilidad de realizar el traspaso de las inversiones entre IIC (siempre que no se haya participado en el año anterior a la transmisión en un porcentaje superior al 5% en la propia SICAV) y, sobre todo, la posibilidad que se ofrece a grandes inversores para retirar fondos de la SICAV sin tributación, mediante la reducción de capital con devolución de aportaciones, mientras la reducción no supere la inversión inicialmente realizada.
Muchas son las tribulaciones que han sufrido las SICAV en los últimos tiempos. No hace tanto que se planteó un contencioso entre la AEAT y la CNMV (que recogía las protestas de los titulares de las SICAV) por determinadas actuaciones de la Inspección Tributaria, que entendía que no se podían aplicar el régimen especial las SICAV en que el número de socios se alcanzaba de forma forzada, existiendo 1 o varios socios (normalmente si eran varios era un grupo familiar) que atesoraba casi todas las participaciones de la SICAV y de los restantes socios ("los mariachis") con una participación mínima cada uno, totalmente desinteresados de su inversión. Sin mediar gran cosa en esta discusión, mientras la inspección invocaba la finalidad de la IIC (agrupar inversiones) que no se cumplía, los propietarios de las grandes participaciones invocaban la literalidad del precepto, que exige un mínimo de socios y socio es el que tiene unan participación.
La última modificación aún por llegar, sale en el 66 del proyecto de ley de presupuestos. Modifica el régimen de tributación de la reducción de capital de la SICAV que pasa a ser RCM par los socios cuando la reducción devuelva aportaciones que se correspondan con beneficios no distribuidos por la SICAV o con el aumento en el valor de las acciones de la SICAV desde la adquisición por el socio. Es decir, que se suprime la posibilidad de retirar los beneficios de una SICAV sin tributación, por la vía de la capitalización de los mismos y la reducción de capital, con devolución de aportaciones.

De un artículo de Javier Bas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total