9.12.10

CANJE DE VALORES

En el ámbito empresarial español es frecuente encontrarse con una familia propietaria de una o varias empresas, organizadas de forma tal que los socios de todas y cada una de ellas son, directamente y a título personal, los miembros de la familia.

Partiendo de esa estructura inicial (miembros de la familia que son socios a título personal y de manera directa de las empresas familiares), la creación de la sociedad Holding pasa porque esos socios aporten a una sociedad existente o de nueva creación -la sociedad holding- la totalidad de las participaciones que cada uno posea en las empresas de la familia. De esta forma la familia solo participará de manera directa en la sociedad holding que, a su vez, será el socio directo de todas las empresas de la familia.

Esta aportación puede hacerse de dos formas:

(a) acogiéndose al régimen tributario general, que implica incorporar a la base imponible de la renta personal de los socios la ganancia patrimonial que se ponga de manifiesto en la operación de aportación para tributar por la misma, y, además, pagar el uno por ciento por el concepto de transmisiones patrimoniales (operaciones societarias) por la ampliación de capital que la sociedad holding ha de realizar; o

(b) acogiéndose al régimen especial de “fusiones, escisiones, aportaciones de activos y canje de valores”, que es fiscalmente neutro y permite realizar estas operaciones sin coste fiscal. En este caso, la operación a utilizar es el “canje de valores”.

¿Qué es un canje de valores? 83.5 TRLIS.

Desde el punto de vista fiscal, el canje de valores es la operación por virtud de la cual una entidad (la entidad 2 del cuadro 1 anexo) adquiere una participación en el capital social de otra (entidad 1), que le permite obtener la mayoría de los derechos de voto en ella, o, si ya dispone de dicha mayoría, adquirir una mayor participación, mediante la atribución a los socios de ésta (entidad 1), a cambio de sus valores, de otros valores representativos del capital social de la primera entidad (entidad 2) y, en su caso, cuando sea conveniente para ajustar el canje de los valores, de una compensación en dinero que no exceda del 10% del valor nominal de dichos valores o, a falta de valor nominal, de un valor equivalente al nominal de dichos valores deducido de su contabilidad.

Para entender este concepto conviene analizarlo desde la óptica del derecho de sociedades. Desde este punto de vista, el canje de valores implica la realización de una aportación no dineraria a una entidad (entidad 2) consistente en valores de otra entidad (entidad 1), que es efectuada por uno o varios de los socios de ésta, y que a cambio de esa aportación reciben valores representativos del capital social de la entidad que recibe esos valores (entidad 2). Si como consecuencia de esa aportación la entidad beneficiaria (entidad 2) pasa a obtener la mayoría de los derechos de voto -o amplia su participación si ya tenía la mayoría- de la entidad participada (entidad 1), esa aportación se convierte en un canje de valores, que puede ser fiscalmente neutro. Si no es así la aportación no podrá ser conceptuada como canje de valores.

Dos requisitos adicionales para aplicar el régimen de neutralidad fiscal: 87.1 TRLIS.

Para que el canje de valores pueda hacerse al amparo del régimen fiscal especial citado se exige, además de que la entidad beneficiaria obtenga la mayoría de los derechos de voto de la entidad participada, el cumplimiento de los siguientes requisitos:

- Que los socios que realicen el canje de valores residan en territorio español o en el de algún Estado miembro de la Unión Europea, o en el de cualquier otro Estado siempre que, en este último caso, los valores recibidos sean representativos del capital social de una entidad residente en España; y

- Que la entidad que adquiera los valores sea residente en territorio español o esté comprendida en el ámbito de aplicación de la directiva 90/434 de la Unión Europea (relativa al régimen fiscal común aplicable a las fusiones, escisiones, aportaciones de activos y canjes de acciones realizados entre sociedades de diferentes Estados miembros).

+ Los requisitos del artículo 96 TRLIS:

96.1 TRLIS.- OPCIÓN Y COMUNICACIÓN A LA AEAT:

Para acogerse al régimen fiscal especial es necesario optar por el mismo y comunicarlo a la Administración Tributaria. La opción se ejercerá por la sociedad adquirente y deberá constar en el acuerdo social o en su defecto, en la escritura pública en que se documente la operación. 42, 43 y 44 RIS. La comunicación deberá realizarla la entidad adquirente dentro del plazo de los tres meses siguientes a la fecha de inscripción de la escritura pública citada, acompañando a la misma copia de dicha escritura y de los documentos que deban acompañar obligatoriamente a la misma.

96.2 TRLIS.- MOTIVOS ECONÓMICOS VÁLIDOS

Que el principal objetivo de la operación no sea la de obtener un beneficio fiscal.

No se podrá aplicar sin motivos económicos válidos.

Consultas de las que se pueden extraer motivos económicos válidos:

V1674-08, V0378-08, V1385-08, V0043-08,V009-08,V1702-08, V1022-08,V0857-08.

Otra opción es buscar el entrecomillado: "Estos motivos pueden considerarse válidos a efectos del cumplimiento de lo previsto en el artículo 96.2".

O simplemente en Consultas Vinculantes de la DGT "pueden considerarse válidos".









CUADRO 2


REQUISITOS DEL CANJE DE VALORES (de ámbito nacional)


1. Los socios y la entidad que adquiera los valores han de ser residentes en territorio español


2. La sociedad adquirente ha de obtener con la operación la mayoría de los derechos de voto de la sociedad participada (si lo la tenía anteriormente)


3. La sociedad adquirente ha de hacer constar en la escritura pública su opción por el régimen especial




Las imágenes y la base fundamental del artículo (que se ha contrastado con consultas vinculantes de la DGT y la legislación actualizada (diciembre 10), se ha tomado del abogado experto en temas de reorganización de empresas familiares, Sanchez Crespo.



CONSECUENCIAS FISCALES
87.1 TLIS.- No se integrarán en la base imponible del IRPF o del IS las rentas que se pongan de manifiesto con ocasión del canje de valores.

Realizado el canje de valores, las participaciones que recibe la Holding se valoran al valor que figuraba en el patrimonio de los socios aportantes (o su valor de mercado si es más bajo) y los socios aportantes (que no tributarán por la renta obtenida por el canje) computarán las participaciones recibidas por el valor de las aportadas, manteniendo su fecha de adquisición. Siendo el beneficio fiscal un diferimiento en la tributación.

Ejemplo:

Sociedad A, con capital de 3.000.000€uros (200 participaciones); canjea valores con un socio de B, que tiene el 60% de B a través de 60 participaciones que adquirió por 700.000€; debe ampliar capital y entregar los nuevos títulos a los socios de B.

Valor teórico de las participaciones de A: 3M/€ entre 200 = 15.000
Valor de la ampliación: 60 x 15.000 = 900.000 €uros.

(240) Acciones de "B".... 900.000 a (100) Capital Social 900.000

Sin embargo, su valor fiscal es de 700.000 (valor que tenían en el patrimonio de los socios aportantes).

En el patrimonio del socio aportante se sustituyen las participaciones de "B" por las de "A" manteniendo un valor fiscal de 700.000€uros (valor de las participaciones de "B") y sin tributar por los 200.000€uros de renta teórica generada (900.000-700.000).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total