3.10.10

VIVIENDA HABITUAL Y MATRIMONIO GANANCIAL

Consultas V0829-10
V1326-10

Supuesto de hecho.-Es un supuesto de hecho prototipo. bastante frecuente y que se puede complicar lo que se quiera.
Piso privativo de un cónyuge, pongamos que del marido. Normalmente, adquirido con financiación ajena. Van a vivir en el piso del marido o ya viven.
El otro cónyuge: tiene cuenta ahorro vivienda por la que se ha deducido; no quiere perder e derecho a deducir y quiere saber si puede "servirse" del piso del marido para tal fin. Y si luego puede seguir deduciéndose por adquisición de vivienda habitual.
El marido: que se ha venido deduciendo por adquisición de vivienda habitual no quiere perder lo que se ha deducido y quiere también poder seguir deduciéndose.

Dudas, acerca de la tributación en IRPF (ganancia patrimonial, deducción vivienda habitual), ITPAJD, e IIVTNU, en los casos de: Compra de medio piso por la esposa, aportación a gananciales del inmueble por el marido, o atribución de ganancialidad s/la base del 1354 CC.

Están en el momento 0; es decir, aún el piso es privativo de él y ella no es titular de nada con respecto a dicho piso (porque aún no están en gananciales)

IRPF GANANCIA/PÉRDIDA PATRIMONIAL

GANANCIA/PÉRDIDA PATRIMONIAL EN EL IRPF

a.- La aportación de la vivienda, adquirida de soltero o cuando estaban en separación de bienes, a la sociedad conyugal constituirá una alteración en la composición de su patrimonio, que generará una ganancia o una pérdida patrimonial en el IRPF, de acuerdo con el 33.1 LIRPF. Como a efectos del IRPF la sociedad conyugal no tiene la consideración de contribuyente, los sujetos pasivos del Impuesto serán los cónyuges, de acuerdo con lo establecido en el artículo 8 de la LIRPF. Como el aportante y el adquirente de un 50% de lo transmitido son la misma persona, sólo se producirá transmisión por la parte de lo transmitido que corresponda a la consultante (50%).
Por tanto, la aportación a la sociedad conyugal de la vivienda privativa del esposo, inmueble en el que residen ambos, según se manifiesta, supondrá la adquisición para ella del 50% de dicha vivienda a efectos de la posible aplicación de la deducción por inversión en vivienda habitual. b.- La misma ganancia/pérdida patrimonial se producirá si hay compraventa de la mitad o de un porcentaje del piso. c.-Determinación de ganancialidad .- Si la adquisición de un % del inmueble por la esposa/ y por la sociedad ganancial se efectua (con arreglo al 1357 y 1354 CC) mediante el pago del préstamo hipotecario con fondos privativos (su saldo de cuenta vivienda + en su caso, fondos privativos de que disponga (y pueda acreditar como privativos) y fondos gananciales (presumibles sin más tras el régimen de gananciales), no alteración de la composición del patrimonio. V2206-08

DEDUCCION VIVIENDA HABITUAL

La deducción por inversión en vivienda habitual se recoge en los artículos 68.1 y 78 de la LIRPF, desarrollándose en los artículos 54 a 57 del RIRPF; 68.1 LIRP: con arreglo a determinados requisitos y circunstancias, los contribuyentes podrán aplicar una deducción por inversión en su vivienda habitual. Dicha deducción se aplicará sobre “las cantidades satisfechas en el período de que se trate por la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente”. Asimismo regula la formación de la base de deducción en los siguientes términos:
“La base máxima de esta deducción será de 9.015 euros anuales y estará constituida por las cantidades satisfechas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del adquirente y, en el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses, el coste de los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés variable, y demás gastos derivados de la misma. Cuando en la inversión se utilice financiación ajena, la deducción se practicará a medida que se vaya devolviendo el principal y se abonen, en su caso, los correspondientes intereses.
El concepto de vivienda habitual a efectos de la consolidación de las deducciones practicadas por su adquisición o rehabilitación, así como de la exención por reinversión en vivienda habitual, se recoge en el artículo 68.1.3º de la LIRPF y, en su desarrollo, en el artículo 54 del RIRPF, que considera como tal, con carácter general, “la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años”, salvo fallecimiento del contribuyente o concurrencia de las circunstancias que exijan el cambio de domicilio referidas en el apartado 1 de dicho artículo. Para considerar que la vivienda constituye la residencia habitual del contribuyente desde su adquisición, “debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras”, salvo se produzcan las circunstancias a las que se refiere el propio artículo.

De los preceptos citados se concluye que a efectos de poder practicar la deducción por inversión en vivienda habitual se requiere con carácter general que en el contribuyente concurran dos requisitos:

-La adquisición de su pleno dominio (aunque sea compartido)
-Y que constituya o vaya a constituir su residencia habitual durante un plazo continuado de al menos 3 años.


CUENTAS VIVIENDA
El artículo 56 del RIRPF, dispone, respecto a las cantidades depositadas en cuentas vivienda, que las cantidades invertidas deberán ser aplicadas a la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente en el plazo de cuatro años desde la apertura de la cuenta.
Según el artículo 56.2 a) del RIRPF, la aplicación de las cantidades depositadas en una cuenta vivienda a fines diferentes de la primera adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual constituye un supuesto de pérdida del derecho a la deducción. En lo referente al plazo para invertir el saldo de las cuentas vivienda, el Real Decreto 1975/2008dice que los saldos de CAV que vencieran entre 1.01.08 y 31.12.10 tienen de plazo para adquirir 1ª vivienda o rehabilitar vivienda habitual hasta 31.12.10. Sin que s puedan ser objeto de deducción invertidas en las CAV pasados los 4 años desde su apertura.
Por tanto, hay que aplicar el saldo de la CAV a adquirir 1ª vivienda dentro del plazo señalado. Lo que requiere:

Antes del matrimonio (y mientras están en separación de bienes) la titularidad del piso es del marido.
Una vez en gananciales:
Compraventa de parte del piso dentro del plazo (4 años más prórroga) aplicando todo el saldo de la cuenta vienda al pago del precio de la compraventa.
Aportación del piso a la sociedad conyugal.- que exige que la aportación a la sociedad de gananciales no sea a título gratuito, es decir, que sea onerosa, sin que a este respecto exista obstáculo para que los cónyuges acuerden, como integrante de dicho precio, la amortización por la esposa de parte del préstamo hipotecario que su esposo contrató para la adquisición de la vivienda, en cuyo caso la aplicación del saldo de la cuenta vivienda a dicha cancelación se destinaría a la adquisición de la vivienda habitual de la consultante, suponiendo que se cumpliera el requisito de residencia en la vivienda para ser considerada como su habitual.
Determinación de ganancialidad:
Normas de titularidad jurídica del Código Civil (1357 y 1354):
Art. 1.357. "Los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad tendrán siempre carácter privativo, aún cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial.
Se exceptúan la vivienda y ajuar familiares, respecto de los cuales se aplicará el artículo 1.354”.
Art. 1.354. "Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso, a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas”.
De existir financiación ajena solicitada para la adquisición de la vivienda, y en relación con estas normas sobre titularidad jurídica, cabe señalar que el Tribunal Supremo, en sentencia de 31 de octubre de 1989, equipara los pagos efectuados para amortizar el préstamo hipotecario con la compraventa a plazos, a efectos de la aplicación de la excepción contenida en el segundo párrafo del artículo 1.357.

De residir ambos cónyuges en la vivienda, de origen privativo del marido, ésta constituirá su vivienda familiar, término acuñado en el párrafo segundo del artículo 1.357 del Código Civil, siendo por tanto de aplicación, y, en consecuencia, también su artículo 1.354.

La titularidad del bien corresponderá en pro indiviso a cada uno de los cónyuges y a la propia sociedad de gananciales, en proporción a la valoración de sus respectivas aportaciones. Al marido, por las aportaciones efectuadas desde su adquisición hasta la celebración del matrimonio (hasta el cambio de régimen a gananciales) y por las que tras éste pudiera efectuar con fondos privativos; a la esposa, por la aportación del saldo de su cuenta vivienda tras contraer matrimonio, y por aquéllas otras que, en su caso, satisfaga con fondos privativos; y a la sociedad de gananciales, por las aportaciones realizadas con los fondos que le sean propios.Al regirse, en este caso, por el régimen de gananciales, constante dicha sociedad y siendo las aportaciones gananciales, el porcentaje de propiedad sobre la vivienda se adquirirá conforme lo señalado, no requiriendo de mayor título de justificación a efectos tributarios.
En este supuesto (1354 1357 CC), cada uno podrá practicar la deducción por inversión en vivienda habitual en función de su participación en la sociedad de gananciales, esto es, por el 50% de las cantidades que se satisfagan en cada ejercicio con cargo a fondos gananciales destinadas a reducir el préstamo concedido, en su día, al marido y, en su caso, por el 100% de las aportaciones que pudiera efectuar procedentes de sus fondos privativos..
Asimismo, ella podrá destinar el saldo de su cuenta vivienda a reducir el préstamo que, de origen privativo de su marido, financie la que constituya su residencia habitual, manteniendo, al adquirir parte de la titularidad, el derecho a las deducciones que hubiera practicado por sus aportaciones a dicha cuenta con anterioridad a su adquisición, dado que invierte en vivienda habitual. Ello requerirá que, además de cumplir los requisitos exigidos por la normativa del Impuesto, dicha inversión se corresponda con el porcentaje que se le atribuya en la titularidad del bien. Dicho porcentaje deberá estar en consonancia con lo dispuesto en los artículos del Código Civil citados, ya que de otro modo no se destinarían tales cantidades a la adquisición de la vivienda habitual. El porcentaje de participación en la vivienda, derivado de esta aportación, habrá de atribuirse exclusivamente a la esposa, y no a la sociedad de gananciales.
La aplicación del saldo habrá de realizarse dentro del plazo legalmente establecido; de hacerlo con posterioridad perdería el derecho a las deducciones practicadas. El saldo de la cuenta tiene la única finalidad de inversión en vivienda habitual, y a la misma debe destinarse dicho saldo (primera adquisición de vivienda habitual).
En el caso de haber realizado aportaciones a la cuenta vivienda tras adquirir parte de la titularidad de la vivienda, como consecuencia de amortizar, una vez contraído matrimonio, parte de la deuda hipotecaria con bienes gananciales, tales aportaciones no podrán ser objeto de deducción, ya que la deducción únicamente se puede practicar en tanto no se produzca la adquisición de la primera vivienda habitual.A partir de ese momento, existiendo financiación ajena obtenida para la adquisición de la vivienda, la deducción se practicará por las nuevas cantidades invertidas distintas de las procedentes de la cuenta vivienda que hubieran gozado de deducción, a medida que se vaya devolviendo el principal y se abonen, en su caso, los correspondientes intereses.

¿PÉRDIDA DEL DERECHO A DEDUCIR POR EL MARIDO?
Compraventa y aportación a gananciales.
Para que el cónyuge transmitente mantenga el derecho a la deducción por adquisición de vivienda habitual que hubiera aplicado con anterioridad a la transmisión de la mitad de su vivienda, y por dicha mitad, es necesario que la vivienda tenga dicho carácter o vaya a tenerlo, lo que no ocurriría por la parte transmitida, en el caso de que se enajenara la misma antes del transcurso del plazo de tres años de residencia.
De transmitirse antes del citado plazo, y por el 50% transmitido, se perdería el derecho a deducir, siendo de aplicación el artículo 59 del RIRPF, el cual establece la obligación del contribuyente de regularizar su situación tributaria, sumando a la cuota líquida estatal y a la cuota líquida autonómica o complementaria devengadas en el ejercicio en que se hayan incumplido los requisitos, las cantidades indebidamente deducidas, más los intereses de demora a que se refiere el artículo 26.6 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

ITPAJD E IIVTNU

V2530-07

- La aportación de un inmueble privativo a la sociedad de gananciales no estará sujeta al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.
- Las aportaciones de bienes o derechos a la sociedad de gananciales pueden ser de dos clases: gratuitas, que son aquellas que no conllevan contraprestación alguna, y onerosas, que son las que dan lugar a cualquier tipo de contraprestación, tanto simultáneamente a la aportación, como mediante el nacimiento a favor del aportante de un derecho de crédito contra la sociedad de gananciales exigible en el momento de la disolución de dicha sociedad. También es posible que una aportación de bienes o derechos a la sociedad conyugal participe de ambas naturalezas, en cuyo caso se aplicará a cada una de ellas la fiscalidad que le corresponda.
- La donación de bienes a la sociedad de gananciales es una operación sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sin que la normativa de dicho tributo recoja bonificación alguna para este tipo de donaciones.
Cuarta: Las transmisiones onerosas de bienes a la sociedad de gananciales están sujetas a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. No obstante, las aportaciones de bienes privativos de los cónyuges a la sociedad conyugal están exentas del impuesto en virtud de lo dispuesto en el artículo 45.I.B).3 del Texto Refundido del impuesto.

Determinación de ganancialidad

Maximo Juarez dice sobre ella: "Nos encontramos ante un supuesto legal de ganancialidad parcial sobrevenida que no obedece a un negocio convencional de aportación ni implica desplazamiento patrimonial alguno y que por lo tanto no puede resultar sujeto a la modalidad TPO ni a ISD y en tal sentido se pronuncia la consulta DGT 2-9-99. Tampoco aunque se formalice en escritura pública para su constancia en el Registro de la Propiedad realiza el hecho imponible de AJD pues es un simple acto de concordancia de la titularidad que publica el Registro con la titularidad real que como tal no tiene objeto valuable aunque en última instancia se refiera a un bien inmueble."

1527-99


PRÉSTAMO DE UN ÚNICO TITULAR http://petete.meh.es/Scripts/know3.exe/tributos/CONSUVIN/texto.htm?NDoc=7188&Consulta=%2EEN+NUM%2DCONSULTA+%28V%32%32%360%2D0%36%29&Pos=0&UD=1

Si el préstamo es de titularidad exclusiva del marido, se entiende desde un punto de vista financiero que los pagos relacionados con el mismo son satisfechos exclusivamente por su titular, con independencia de con independencia de la forma de obtención de los fondos para satisfacerlos.
Por tanto, respecto de las cantidades que satisfaga la esposa vinculadas con el préstamo, y para poder deducirse por las mismas, deberá acreditar que le fue prestado por su hoy marido el tanto por 100 del capital concedido a este que cubra su inversión y que, llegado cada vencimiento, le satisface las cuotas de amortización correspondientes al tipo de interés pactado, que será el mismo que el fijado por la entidad de crédito a él. Hasta que no abone dichas cantidades al prestamista (su marido) no se producirá el derecho a la deducción para ella.
La citada acreditación, así como la conexión con el préstamo de la entidad, su destino y la justificación de su devolución, deberá efectuarse utilizando cualquiera de los medios de prueba generalmente admitidos en derecho, correspondiendo la valoración de las pruebas adoptadas a los órganos de gestión e inspección de la Administración Tributaria.
De ésta manera, el marido de la consultante tendrá derecho a la deducción por el tanto por ciento de las cantidades amortizadas que no se atribuyan a la consultante, que se corresponden con su porcentaje de titularidad sobre la vivienda. Por su parte, la consultante, como se ha señalado, generará su derecho a medida que satisfaga la deuda contraída, esto es, amortice el préstamo concedido por su pareja.

1 comentario:

  1. Muy interesante y completo el artículo, aclara muchas cosas.

    Se que la entrada es antigua, pero me gustaría hacerle una consulta relacionada urgente, indica que en el caso de "Determinación de ganancialidad" no existe alteración en el patrimonio y por lo tanto no aplican ni los impuestos TSO, ISD ni AJD.

    ¿Esto está escrito en alguna ley o consulta? ¿De dónde se puede deducir está información?

    Nos encontramos justo en ese supuesto, y nos están reclamando el pago de Transmisiones patrimoniales onerosas por la cantidad de la cuenta vivienda de uno de los cónyuges aportada para cancelar la hipoteca del otro cónyuge, tras contraer matrimonio en el régimen de bienes gananciales y establecer en la vivienda afectada el domicilio habitual de la familia.

    Gracias

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total