11.10.10

ESCISION PARCIAL

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha de 1 de marzo de 2010, Recurso 988/2006.

“El hecho de que la operación de escisión parcial cumpla con las prescripciones necesarias para ser considerada como tal desde el punto de vista mercantil, no determina el disfrute directo del régimen fiscal especial establecido para dichas operaciones, pues la legislación fiscal puede añadir, como así lo ha hecho, algún requisito adicional no establecido en las normas mercantiles, por lo que el hecho de que el Registrador Mercantil haya calificado la operación desde el punto de vista del Derecho Mercantil y la haya encontrado acorde con dicha normativa, no implica sin más que la operación pueda beneficiarse del régimen fiscal especial que se recoge en los artículos 97 y siguientes de la Ley 43/1995, del Impuesto sobre Sociedades, sino que para ello deberán cumplirse las especificaciones establecidas por la norma tributaria, siendo en este caso los órganos de la Administración tributaria, y no el Registrador Mercantil, con sometimiento al control de esta jurisdicción, los encargados de verificar, si se han cumplido o no las condiciones establecidas para disfrutar del régimen fiscal especial, practicando en caso contrario, como ocurrió en el caso de autos, la liquidación pertinente, sin perjuicio de que dicha actuación se vea limitada o condicionada por la calificación que de la operación haya podido realizar el Registrador Mercantil.”
“De la prueba practicada se desprende la existencia de una sola actividad económica en sede de la entidad escindida (la promoción inmobiliaria) y esta era la única actividad a la que estaban afectos la totalidad de los elementos destinados a dicho fin, incluidos los que se transmitieron, y que, por tanto, dispone de una sola organización empresarial, lo que descarta considerar como rama de actividad a una parte de los elementos integrantes de dicha actividad”.
“Sin que, por tanto, pueda considerarse que los elementos patrimoniales objeto de escisión conformasen una rama de actividad, por lo que la operación realizada no encuentra encaje dentro de la definición de escisión parcial que pueda beneficiarse del régimen especial. En ese sentido, la Dirección General de Tributos se ha pronunciado en numerosas consultas acerca de los requisitos que ha de reunir la escisión parcial para que pueda disfrutar del mencionado régimen especial.”
“Así, el Tribunal Supremo, por su parte, ha declarado, en sentencias como la de 29 de octubre de 2009, que la rama de actividad ha de reunir los siguientes requisitos: a) Ha de tratarse de un conjunto de bienes y, en ocasiones, también de personas, b) El conjunto de elementos patrimoniales ha de ser de activo y pasivo. c) Ha de tratarse de una rama de actividad de la propia sociedad aportante. d) Los bienes han de formar una unidad económica coherente, autónoma e independiente de otras. e) Ese conjunto de bienes ha de ser capaz de funcionar por sus propios medios. f) La rama de actividad ha de existir cuando se realiza la aportación; no basta que se trate, meramente, de una suma de elementos patrimoniales que potencialmente puedan llegar, en un futuro, a constituir una unidad económica autónoma. g) La sociedad que recibe los bienes debe desarrollar una actividad empresarial en la explotación de los elementos recibidos en la aportación.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total