28.7.10

ESCRITURA DE RECTIFICACION

STSJ CASTILLA LA MANCHA de 10-12-1995

La escritura de rectificación de errores padecidos en otra anterior en la que se modifica la superficie construida y la finca sobre la que reace la hipoteca constituida no procede su sujeción, al constituir un supuesto de errores materiales sin ninguna significación económica, con lo demuestra el hecho de que en la liquidación girada por la Administración la base imponible sea la misma por la que se giró la liquidación correspondiente en la escritura inicial.


FUNDAMENTOS DE DERECHO DE ESTA SENTENCIA;
PRIMERO.- Formalizada por el hoy actor mediante escritura pública otorgada el 14 de marzo de 1991 declaración de obra nueva y división horizontal de un conjunto arquitectónico compuesto por 27 viviendas unifamiliares y tres locales comerciales en Marchamalo (Guadalajara), así como por escritura de esa misma fecha préstamo concedido por la «Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja» con garantía hipotecaria sobre algunas de las viviendas descritas, con la correspondiente presentación e ingreso en la Hacienda Pública de las correspondientes autoliquidaciones por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (en adelante IGTPAJD), ambas escrituras fueron oportunamente inscritas en el Registro de la Propiedad. No obstante, el 29 de noviembre de 1991 comparece nuevamente en unión de su esposa ante Notario otorgando escritura de rectificación de errores padecidos en la anterior, consistente en síntesis en la subsanación del dato relativo a la superficie total construida y a una nueva descripción derivada de la nueva superficie descrita de las viviendas y su distribución así como de los elementos comunes del conjunto, sustituyéndose la hipoteca constituida sobre la finca núm. 18 por hipoteca sobre la finca núm. 23 al haberse padecido error en la identificación de la misma. Presentada autoliquidación por el Impuesto en la modalidad de AJD con la solicitud de que se considerara no sujeta por no existir variación de cuantía, la Delegación de Hacienda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha giró por el contrario liquidaciones complementarias por importes de 1.042.805 ptas. y 793.955 ptas. en los conceptos respectivos de división horizontal y obra nueva, contra las que formuló el actor reclamación económico-administrativa ante el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Castilla-La Mancha que ha sido desestimada por la resolución ahora recurrida.
SEGUNDO.- El problema que se debate en el presente recurso frente al criterio de la Administración Tributaria, en este caso la Hacienda Autonómica, confirmado por el Tribunal Económico-Administrativo Regional en su resolución desestimatoria de la reclamación formulada por el hoy actor contra las liquidaciones complementarias giradas con ocasión de la escritura de rectificación de errores de 29 de noviembre de 1991, reside en determinar si verdaderamente dicha escritura contiene una nueva declaración de voluntad constitutiva de un acto o negocio jurídico nuevo y distinto o bien diferente en alguno de sus extremos al plasmado en la escritura originaria inscrita en el Registro de la Propiedad respectiva, que por esa autonomía y significación propias revista los caracteres necesarios para quedar sujeto al Impuesto en la modalidad discutida. Realmente nos parece extremadamente artificiosa la distinción entre los conceptos de «sustitución» o «sucesión» que maneja sin demasiada precisión la resolución recurrida. Y resulta a nuestro juicio más oportuno detenernos en el significado del propio acto o negocio tal como viene documentado en la escritura, bastando una somera lectura de la misma para comprender que la nueva descripción de las superficies construidas y de los elementos comunes así como la simple sustitución de una de las fincas sobre las que recae la hipoteca, constituyen tal y como acertadamente fueron calificadas por el fedatario público ante el que se otorgó auténticos supuestos de subsanación de datos o elementos puramente fácticos por errores materiales padecidos en su descripción o identificación que no dan lugar a una nueva declaración de voluntad, esto es, a la novación del acto o negocio con efectos extintivos o modificativos relevantes de la anterior declaración y división sino simplemente a la corrección de esos datos materiales por otros que coinciden con la realidad para la acomodación de la plasmación de la voluntad declarada a la intención del declarante con su consiguiente proyección registral y sin ninguna significación económica o evaluable en términos reales como lo prueba el hecho de que incomprensiblemente en el caso enjuiciado la escritura de rectificación de tales errores haya sido apreciada con arreglo al mismo valor y base imponible que la primitiva escritura autoliquidada, desliz que indica el subconsciente del liquidador en el sentido de estar calibrando el mismo contenido económico que ya fue objeto de anterior liquidación, consecuencia que en modo alguno podría admitirse al contravenir frontalmente la prohibición de la doble imposición sobre un mismo presupuesto o hecho imponible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Páginas vistas en total