29.7.10

DISOLUCIÓN DE SOCIEDAD DE GANANCIALES

CONSULTA
El transmitente indica que adquirió la finca que transmite por ´”liquidación de la sociedad de gananciales, en virtud de mandamiento judicial, autorizado por el Juzgado de Primera Instancia nº... de..., el día 13 de Octubre de 2.008”.
Entiendo que las liquidaciones de gananciales en cumplimiento de sentencias, según el artículo 104.3 IVTNU, se entienden como NO SUJETO, con lo que implica que los supuestos por ella contemplados no están contenidos en la norma delimitadora del hecho imponible.
Mi pregunta es la siguiente: ¿le giro el impuesto al señor vendedor por el 100% del valor de la finca desde que la compró junto a su esposa o sólo, por el 50%?
RESPUESTA
El artículo 104 del TRLRHL dispone que:
“1. El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana es un tributo directo que grava el incremento de valor que experimenten dichos terrenos y se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad de los terrenos por cualquier título o de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los referidos terrenos.
Los apartados 2 y 3 del artículo 104 del TRLRHL regulan los supuestos de no sujeción al IIVTNU, estableciendo que:
“2. No está sujeto a este impuesto el incremento de valor que experimenten los terrenos que tengan la consideración de rústicos a efectos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles. En consecuencia con ello, está sujeto el incremento de valor que experimenten los terrenos que deban tener la consideración de urbanos, a efectos de dicho Impuesto sobre Bienes Inmuebles, con independencia de que estén o no contemplados como tales en el Catastro o en el padrón de aquél. A los efectos de este impuesto, estará asimismo sujeto a éste el incremento de valor que experimenten los terrenos integrados en los bienes inmuebles clasificados como de características especiales a efectos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles.
3. No se producirá la sujeción al impuesto en los supuestos de aportaciones de bienes y derechos realizadas por los cónyuges a la sociedad conyugal, adjudicaciones que a su favor y en pago de ellas se verifiquen y transmisiones que se hagan a los cónyuges en pago de sus haberes comunes.
Tampoco se producirá la sujeción al impuesto en los supuestos de transmisiones de bienes inmuebles entre cónyuges o a favor de los hijos, como consecuencia del cumplimiento de sentencias en los casos de nulidad, separación o divorcio matrimonial, sea cual sea el régimen económico matrimonial.”
De acuerdo con lo anterior y atendiendo a la información procedente de la consulta, en el presente caso, al producirse la separación entre los cónyuges, se disuelve la sociedad conyugal de gananciales y se adjudica la totalidad de la finca, al cónyuge que ahora pretende transmitir la misma, como pago de su mitad de gananciales. Esta adjudicación, está no sujeta al IIVTNU, en virtud de lo dispuesto en el artículo 104.3 del TRLRHL.
No obstante, a efectos de futuras transmisiones –como ahora nos ocupa-, para el cálculo de la base imponible del IIVTNU, habrá que tener en cuenta que el período de generación del incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana puesto de manifiesto en esa transmisión, será el comprendido entre la fecha del devengo del Impuesto que se liquide y la del devengo de la anterior transmisión de la propiedad del terreno que haya estado sujeta al IIVTNU. Es decir, la fecha de inicio de dicho período de generación será la fecha en la que los cónyuges adquirieron cada uno de los terrenos.
En cuanto al porcentaje de base imponible que se ha de imputar al sujeto pasivo, en este supuesto al vendedor, ya que nos encontramos ante una transmisión onerosa y el articulo 106.1.b) del TRLRHL aboga que, “En las transmisiones de terrenos o en la constitución o transmisión de derechos reales de goce limitativos del dominio a título oneroso, la persona física o jurídica, o la entidad a que se refiere el artículo 35.4 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, que transmita el terreno, o que constituya o transmita el derecho real de que se trate”
Será el correspondiente a la cuota de titularidad que ostente sobre el mismo, es decir, como el vendedor es titular del 100 por ciento de la propiedad de la finca que se enajena, será sujeto pasivo del IIVTNU en proporción al incremento del valor de la parte del terreno urbano cuya titularidad le corresponde (EL 100%).
Por otro lado, parece obviarse de la consulta que plantea, la existencia de excesos de adjudicación que debieran tributar en el IIVTNU. Lo comento puesto que, es doctrina reiterada de la DGT que en aquellos casos en que se disuelve una comunidad de bienes y se produce un exceso de adjudicación en favor de uno de los cónyuges hay que liquidar este exceso en IIVTNU. Si fuera así, a efectos de la posterior transmisión por el adjudicatario, habría que liquidar por el 100% pero con dos fechas distintas a efectos del inicio del período de generación del incremento del valor (Un 50% desde que el adjudicatario adquirió su propio porcentaje, y el otro 50%, desde que se le adjudicó el exceso y que debió tributar).También lo entiende reiterada jurisprudencia.
Así se deriva, entre otras, de sentencias como la del TSJ de Madrid, de de 2 de marzo de 2002, Rec. n.º 382/1998: “Finca perteneciente en pro indiviso a dos matrimonios por mitad, que al cesar dicho pro indiviso se adjudica por entero a uno de ellos, que mantiene el 50 por 100 que ya le correspondía, pero que recibe en transmisión la otra parte del otro partícipe en el mismo, resultando así a favor de aquel matrimonio un exceso de adjudicación respecto de un terreno, cuyo porcentaje debe quedar sometido al gravamen del Impuesto”.
Si no hay exceso de adjudicación, no habría operación sujeta, por lo que el período de determinación de la plusvalía sería como concluyo: Desde la fecha de adquisición del inmueble por los cónyuges.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total