11.4.19

EXTINCION DE CONDOMINIO ADJUDICACION A MATRIMONIO GANANCIAL. AJD. BASE IMPONIBLE

Escritura notarial de extinción de condominio otorgada el 17 de junio de 2014 por los esposos D. Domingo y Dña. Elisabeth , y por Dña. Mariana . En ella se hace constar que D. Domingo y Dña. Elisabeth son dueños de una mitad indivisa -con carácter ganancial-, y Dña. Mariana dueña de la otra mitad indivisa -con carácter privativo- del pleno dominio de una finca rústica que adquirieron por compra mediante escritura notarial de 19 de septiembre de 2005.
A través de la señalada escritura de junio de 2014 sus otorgantes extinguieron el condominio sobre la indicada finca, valorada en 59.000,00 euros, y atendiendo a su carácter indivisible adjudicaron el pleno dominio de la misma a D. Domingo y Dña. Elisabeth con carácter ganancial, quienes se obligaban a compensar al otro condómino en la cantidad de 29.500,00 euros en la forma y plazos reseñados en la escritura.
Tributación AJD según el Tribunal Supremo (Sentencia 411/2019 del Tribunal Supremo 26/03/2019):
La respuesta que da el Tribunal Supremo es que la extinción de un condominio, en el que se adjudica a uno de los condóminos un bien indivisible (en este supuesto se adjudica a dos -un matrimonio- con carácter ganancial), que ya era titular dominical de una parte de este, a cambio de su equivalente en dinero, no está sujeta a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas (TPO) sino a la cuota gradual de la modalidad de actos jurídicos documentados del Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (AJD).
Teniendo en consideración que la base imponible es el valor declarado, sin perjuicio de la comprobación administrativa (apartado 1 del artículo 30 TRITPyAJD), ciertamente el valor declarado de la vivienda fue 59.000,00 euros, pero tras la comprobación se fijó un valor de 82.393,45 euros.
Ahora bien, la base imponible no es 82.393,45 euros sino el 50 por 100 de ese importe, puesto que quienes resultaron adjudicatarios de dicho inmueble ya disponían del otro 50 por 100 a título dominical, criterio que está en línea con lo que declaramos en la STS 1484/2018, de 2 de octubre , rec. cas 4625/2017, FJ 4º.
La liquidación debe girarse sobre el 50 por 100 de ese valor, dado que la base imponible es única y exclusivamente el valor de la parte que se adquiere ex novo.

20.2.19

DISOLUCION COMUNIDAD DE BIENES QUE PROCEDE DE HERENCIA PATERNA Y MATERNA INTERCAMBIANDO BIENES DE UNA Y OTRA COMUNIDAD

Los hermanos A, B y C tienen en común y por partes iguales los siguientes inmuebles

 - Piso 1 que compraron en 2003 y que destinan al alquiler.
Valor real actual.- 250.000€
 - Dos locales (2 y 3) comprados en 2010 y que destinan al alquiler.
Valor real, 100.000€ y 125.000€, respectivamente.
 - Una vivienda (4) que sus padres tenían en común y que recibieron en herencia a partes iguales: el 50% de la nuda propiedad en 2011 (la fallecer el padre) y el resto en 2016 (al fallecer la madre).
Valor real actual de la vivienda.-300.000€
 En diciembre de 2018 quieren disolver la comunidad habiendo llegado al siguiente acuerdo de reparto:
A.- Se quedaría el piso 1.
B.- Se quedaría los locales 2 y 3.
C.- Se quedaría con la vivienda 4.
Las diferencias económicas que hubiera en las adjudicaciones se compensarían en metálico.
Quieren saber cómo es la tributación en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados,  en el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) y en el IRPF.
 En supuesto planteado no existe una única comunidad de bienes, sino dos, pues, si bien es cierto que hay cotitularidad en los cuatro inmuebles que pertenecen a las mismas tres personas, se trata de dos supuestos de cotitularidad de origen distinto: una de origen inter vivos compuesta por el piso 1 y los locales 2 y 3, que vamos a llamar comunidad “AR”, y otra de origen mortis causa compuesta por la vivienda (4), que vamos a denominar comunidad “H, que si bien ha sido adquirida por herencia paterna y materna y en ese sentido podría entenderse que hay dos comunidades de bienes de origen mortis causa (paterna y materna), por tratarse de un único inmueble, la comunidad es única respecto de ese bien. Habida cuenta que se trata de dos comunidades, su disolución supondrá la existencia de dos negocios jurídicos diferentes, debiendo disolverse cada una de ellas en su totalidad de forma independiente. Si la disolución de ambas comunidades “AR” y “H” se hace simultáneamente –mismo día-, y se producen excesos de adjudicación que origine compensaciones entre los comuneros, dichas compensaciones deben ser en metálico, sin compensar defectos en una comunidad con excesos de otra, pues tal intercambio tendría la consideración de permuta. Asimismo, según la DGT la disolución una comunidad de bienes, bien la “AR”, bien la “H”, exige la extinción del condominio sobre todos los bienes que la integran; si solo se extingue el condominio sobre una parte de los bienes en común y los otros permanecen en proindiviso, ya no se trataría de disolución de comunidad sino de permuta. Consulta V1001-18.
Por tanto, cada comunidad es un “coto cerrado”, que podemos disolver y dejar la otra comunidad sin disolver; pero si decidimos disolver una comunidad, según la DGT hay que disolverla respecto de todos los inmuebles que la componen, sin dejar alguno o algunos en proindiviso, si no queremos que tenga la consideración fiscal de permuta.
En nuestro ejemplo, tenemos las comunidades siguientes:
"AR" ES UNA CB
A
B
C
1
Piso
250.000
250.000
2
Local
109.000
109.000
3
Local
124.000
124.000
TOTAL
483.000
250.000
233.000
0
CUOTA
161.000,00
EXCESO
89.000,00
72.000,00
-161.000,00
"H" ES UNA CB
A
B
C
4
Vivienda
300.000
300.000
TOTAL
300.000
0
0
300.000
CUOTA
100.000
EXCESO
-100.000
-100.000
200.000

TRATAMIENTO A EFECTOS DEL ITP/AJD.
Como hemos dicho, hay que disolver las comunidades separada y completamente, compensando los posibles excesos de adjudicación derivados de la indivisibilidad de los bienes en metálico.
En la disolución de la comunidad “AR”, que es la de los inmuebles comprados y destinados al alquiler, aunque la comunidad de bienes realizaba actividades empresariales, no las realizaba a efectos del IRPF al no disponer de una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa, por lo que la disolución de esta comunidad estará sujeta a AJD. Asimismo, el exceso que se produce en B, que se adjudica dos inmuebles en lugar de uno, va a tributar por TPO. La tributación por disolución de comunidad la vamos a hacer teniendo en cuenta la sentencia del  TS de 9/10/2018 la base imponible es para cada adjudicatario la parte del valor del inmueble que se adjudica que corresponda al comunero cuya participación desaparece en virtud de tal operación. Por tanto:
En la disolución de la comunidad “AR”
A, tiene que declarar AJD por una base de 166.666,67€ (ya era titular de 1/3 de dicho inmueble). Cuota.-2.500€.
B, tiene un exceso 72.000 provocado por haberse adjudicado dos bienes en lugar de uno (divisibilidad perfectamente posible), tributaría TPO sobre dicha base.- Cuota 7.200€
En la disolución de la comunidad “H” compuesta por un único inmueble, indivisible, la única forma posible de disolución consiste en  adjudicar dicho inmueble a uno que compense a los demás en metálico. Tributación exclusiva por AJD, base imponible: 200.000€; sujeto pasivo, C. Cuota.- 3.000€.
IMPUESTO SOBRE EL INCREMENTO DE VALOR DE LOS TERRENOS DE NATURALEZA URBANA
Con respecto a la disolución de la comunidad “AR”, si cada uno de los hermanos se adjudicara un inmueble, y se compensaran las diferencias en metálico, no habría sujeción al IIVTNU puesto que no sería posible realizar otra adjudicación más equitativa entre los comuneros; pero como lo que han acordado es que B se adjudique dos inmuebles, y C ninguno “de los de esa comunidad”, como quiera que el exceso de adjudicación hubiera cuando menos podido reducirse con una adjudicación distinta de tales bienes (adjudicando un inmueble a cada hermano), sí que existe transmisión de la propiedad y por tanto se produce la sujeción al IIVTNUConsulta V1262-17. Pero entiendo que únicamente habría sujeción al IIVTNU por la adjudicación de los locales 2 y 3, que es la que provoca el exceso evitable o minimizable. Dicha sujeción al IIVTNU será en la parte proporcional que corresponda al exceso de adjudicación respecto a su cuota de participación (72.000/483.00=14,91%), siendo sujeto pasivo del impuesto el copropietario no adjudicatario (en la disolución de la comunidad “AR”), que en nuestro supuesto es “C”.  Consulta V2114-14.
En cuanto a la disolución de la comunidad “H” con exceso de adjudicación compensado en metálico, no se produce la sujeción al IIVTNU por dos motivos: porque se trata de una disolución de origen hereditario (V1827-16) y además porque la única forma de salir de la indivisión al tratarse de un bien indivisible es adjudicarla a uno a cambio de compensación en dinero, lo cual no produce el hecho imponible del impuesto  V1262-17.
IRPF
En la disolución de las dos comunidades de bienes va a existir alteración patrimonial puesto que los tres comuneros reciben bienes por mayor valor de su cuota de titularidad (A y B en la disolución de “AR” y C en la disolución de “H”) lo cual generará una ganancia o pérdida patrimonial en C por  la disolución de “AR” y de A y B por la disolución de “H”) que se obtendrá por diferencia entre los valores de adquisición y transmisión de cada inmueble, multiplicados por el coeficiente que resulte para cada comunidad de dividir el exceso de adjudicación entre el valor de los bienes que generen el exceso: comunidad “AR”(89.000/250.000=35,60% para piso 1); (72.000/233.000=30,90%, para locales 2 y 3); comunidad “H”, los sujetos pasivos A y B; tendrán que aplicar el porcentaje de 200.000/300.000=66,67% a los valores de adquisición y transmisión de la vivienda número 4 y luego dividir por dos.


15.2.19

LEGADO CON PROHIBICION DE DISPONER

Causante fallecido el día 20/08/2018; en su testamento, lega (prelega) a su hija determinado/s bien/es con prohibición de disponer  hasta que ella cumpla 40 años.

Incidencia de dicha prohibición de disponer en el ISD.

Según consulta 0099-99 de 27/01/1999:
"La prohibición de disponer supone una merma de las facultades dispositivas del nuevo titular del bien pero no supone un límite a la adquisición de los bienes y por lo tanto no puede entenderse comprendida dentro de los supuestos a que se refieren los artículos 24 de la Ley 29/1987 y 47.3 de su Reglamento para suspender el devengo del Impuesto. No se suspende el devengo del Impuesto.
Por lo tanto, el devengo del Impuesto sobre Sucesiones se produce en la fecha del fallecimiento del causante, es decir el 20/08/2018 (artículo 24 de la Ley), disponiendo los consultantes de un plazo de seis meses a contar desde esta fecha para presentar la documentación correspondiente (artículo 67 del Reglamento).
De acuerdo con lo expuesto la legataria deberá liquidar el Impuesto correspondiente a la plena propiedad de los bienes asignados a cada uno de ellos por el causante en el testamento, sin que pueda considerarse la existencia de un usufructo".

16.1.19

DONACIÓN DE DINERO POR TRANSFERENCIA. DEVENGO DEL IMPUESTO

Es práctica habitual cuando se trata de donaciones entre familiares que en primero lugar se "dispare" la transferencia y en unas fechas posteriores se formalice la escritura de donación.
En la Comunidad Valenciana, la Ley 13/1997 (artículo 10 bis) para que haya reducción por donaciones entre parientes (padres-hijos y viceversa) pone como condición que la adquisición del dinero se haga en documento público o que se formalice en documento público dentro del plazo de declaración del impuesto (1 mes). 
Entonces, si la transferencia se efectúa el día 1/02/2018 y la escritura se formaliza el día 1/03/2018....¿Cuándo hay que declarar la donación? ¿Cuál es el devengo de la donación: el día de la transferencia o el día de la escritura de donación? No estoy diciendo que haya habido un documento privado de donación y luego una escritura pública de donación; simplemente ha habido primero una transferencia de dinero (o las que sean) y luego formalización de la donación ante Notario.
Sobre un caso parecido se pronuncia el TSJ de la Comunidad Valenciana, en ST 342/2017  de 7 de abril de 2017, como resumo:
La donación llevada a cabo mediante escritura pública de fecha 26-11-2007, aunque la entrega del dinero tuvo lugar en fecha anterior el 22-2-2007. 
En el caso de autos, no existe un contrato privado de donación que da certeza y perfecciona la misma, pues lo único que consta es la existencia de la transferencia bancaria de fecha anterior a la del contrato de donación en escritura pública, por lo que la cuestión nuclear en se centra en determinar la propia existencia de la donación con anterioridad al otorgamiento de la escritura pública, pues para la justificación de la misma solo consta una transferencia bancaria, cuya eficacia como donación se negó por la contribuyente.
A respecto hay que señalar en primer lugar que la donación tiene en nuestro Código Civil la consideración de contrato, como se prueba por:
a) La exigencia de la aceptación del donatario (artículos 618  y  629  Código Civil ).
b) La circunstancia de haber de regirse las donaciones inter vivos por las disposiciones generales de los contratos y obligaciones en todo lo que no se halle determinado en el título dedicado a la donación (  artículo 621  Código Civil ).
A partir de dicha consideración y de conformidad al artículo 623 del Código Civil la donación se perfecciona desde que el donante conoce la aceptación del donatario. Y el artículo 629 declara que la donación no obliga al donante, ni produce efecto, sino desde la aceptación, por lo que cabe su revocación anterior. Y por último y con carácter sustancial señalar además que el ánimus donandi no se presume nunca según tiene declarado de manera reiteradísima el Tribunal Supremo ( STS 20 de octubre de 1992 ).

Lo expuesto nos conduce a la conclusión de que la existencia de una contrato de donación exige la concurrencia de los requisitos ante mencionados, en particular la constancia del animus donandi así como la aceptación del donatario, requisitos que en el caso de autos no se producen por la circunstancia de un transferencia bancaria, lo que nos conduce en el caso de autos desestimar el recurso entablado y por resultar ajustado a derecho el criterio del TEAR.
El artículo 24 LISD dice que el devengo se produce el día en que se cause o celebre el acto o contrato.
Por tanto, el devengo se produce el día de la escritura pública de donación, en nuestro supuesto. Tendríamos un mes (de fecha a fecha, hasta el 1/04/2018) para presentar la donación en plazo.

14.12.18

HERENCIA CON RESIDENTE EN LA UNIÓN EUROPEA, OPCIÓN DE NORMATIVA APLICABLE

En las Sucesiones a partir del 1/01/2015 en que puedes aplicar la normativa autonómica del ISD en lugar de la estatal por tratarse de Sucesiones con no residente (que resida en un país de la Unión Europea (ó EEE)), si presentas autoliquidación aplicando la normativa estatal y luego "te arrepientes" pero ya han transcurrido 6 meses desde el fallecimiento, ya no puedes "rectificar" esa autoliquidación  para aplicar la normativa autonómica.
 Con fecha 27 de enero de 2015 un residente fiscal en Reino Unido, presentó ante la Oficina Nacional de Gestión Tributaria autoliquidación  (modelo 650) por el  Impuesto sobre Sucesiones de No Residentes como consecuencia del fallecimiento el 22 de enero de 2014 de su esposa, también residente fiscal en Reino Unido. A tal efecto declaró una base imponible de 74.914,34 euros y una cuota a ingresar de 6.805,02 euros
El 3 de junio de 2016 el interesado dirigió escrito a la Oficina Nacional de Gestión Tributaria solicitando la devolución de ingresos indebidos, al considerar aplicable la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de fecha 3 de septiembre de 2014, por ser tanto él como su esposa residentes fiscales en Reino Unido.
 30 de septiembre de 2016 la Oficina Nacional de Gestión Tributaria desestimó las pretensiones del interesado, dado que al tiempo de presentar él mismo la autoliquidación ahora impugnada se encontraba en vigor la Disposición Adicional Segunda de la Ley 29/1987 introducida por la Disposición Final Tercera de la Ley 26/2014, de 27 de  noviembre, de “Adecuación de la normativa del Impuesto a lo dispuesto en la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 3 de septiembre de 2014 (asunto C-127), y regulación de la declaración liquidación de los contribuyentes que deban tributar a la Administración del Estado”, la cual reconocía a los no residentes fiscales la posibilidad de optar entre dos regímenes fiscales, el estatal y el autonómico. Al haber optado el sujeto pasivo por la normativa estatal, no cabía ahora su modificación. Dicho acuerdo fue notificado al interesado el día 7 de octubre de 2016.

La DA 2ª de la Ley 29/1987, con efectos desde el 1 de enero de 2015, en su punto Uno.1establece que la liquidación del impuesto aplicable a la adquisición de bienes y derechos por cualquier título lucrativo en los supuestos que se indican a continuación se ajustará a las siguientes reglas:
 "a) En el caso de la adquisición de bienes y derechos por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio, si el causante hubiera sido residente en un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, distinto de España, los contribuyentes tendrán derecho a la aplicación de la normativa propia aprobada por la Comunidad Autónoma en donde se encuentre el mayor valor de los bienes y derechos del caudal relicto situados en España. Si no hubiera ningún bien o derecho situado en España, se aplicará a cada sujeto pasivo la normativa de la Comunidad Autónoma en que resida".
 En nuestro derecho tributario, siempre que el legislador concede al contribuyente la posibilidad de optar ante un mismo hecho imponible por dos normativas de aplicación del tributo distintas, nos encontramos ante el supuesto de la opción a la que se refiere el art 119 de la LGT. Por tanto, el derecho que concede la Disposición Adicional Segunda no es el derecho a aplicar un determinado beneficio fiscal contenido en una normativa tributaria concreta, sino el derecho a aplicar una u otra normativa de aplicación del tributo, (dualidad normativa que puede proceder de la propia ley del tributo o, como en este caso, de dos legislaciones distintas), lo que supone una opción que el legislador concede al obligado tributario.
 En el presente expediente, conforme a lo señalado en el texto precedente, el sujeto pasivo podía haber optado por aplicar la normativa del Impuesto sobre Sucesiones aprobada a la fecha de devengo por la Comunidad Autónoma correspondiente o la Ley Estatal (Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones).
A este respecto, el artículo 119.3 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria dispone: "Las opciones que según la normativa tributaria se deban ejercitar, solicitar o renunciar con la presentación de una declaración no podrán rectificarse con posterioridad a ese momento, salvo que la rectificación se presente en el período reglamentario de declaración"
 Dado que la Disposición Adicional 2ª de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y donaciones reconoce una opción a favor de los obligados tributarios no residentes entre dos regímenes tributarios posibles (el estatal y el autonómico) y ambos igualmentemente válidos. Si el obligado opta por uno de ellos, no es posible un cambio de la opción ejercida una vez transcurrido el plazo reglamentario de declaración, que en el caso del ISD adquisiciones por causa de muerte, son “(...) seis meses, contados desde el día del fallecimiento del causante”. Por tanto, producido el fallecimiento el 22 de enero de 2014, el interesado tenía hasta el 22 de julio de 2014 para presentar los documentos a que estaba obligado. Por ello, la solicitud de rectificación de la autoliquidación presentada el 3 de junio de 2016 lo había sido una vez transcurrido el plazo legalmente concedido.


5.12.18

DONACIÓN DE YERNO/NUERA A SUEGRO/A y VICEVERSA

Nuera quiere realizar una donación a su suegra.
Y quiere saber...
¿Está la suegra incluida el Grupo II de parentesco del artículo 20.2a) LISD?
Es decir, ¿el parentesco entre yerno/nuera y cualquiera de los suegros, les incluye en el grupo II (descendientes y adoptados de veintiuno o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes), o en el grupo III (colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad)?
Respuesta:
El parentesco entre la suegra y la nuera de su hijo es de afinidad, en concreto, primer grado en línea directa por afinidad.
Dice la DGT:
"En el grupo III (colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad) se incluye a los ascendientes por afinidad. Una interpretación lógica del contenido de ambos grupos debería llevar a concluir que si en el grupo III están los ascendientes por afinidad, los ascendientes del grupo II solo pueden ser consanguíneos, pues sería absurdo que los ascendientes por afinidad estuvieran en los dos grupos, con la posibilidad de optar por uno de ellos. Pues bien, esta misma interpretación ya ha sido puesta de manifiesto por el Tribunal Supremo en el fundamento de derecho séptimo de su sentencia de 18 de marzo de 2003."
Conclusión: los ascendientes (suegros) y descendientes por afinidad (yerno/nuera) deben incluirse en el grupo III, que integra a colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad y no en el grupo II, en el que los únicos ascendientes y descendientes que deben incluirse son los que lo sean por consanguinidad.
Consulta V1538-17

3.12.18

EXTINCIÓN DE CONDOMINIO DOS INMUEBLES EXCESO DE ADJUDICACIÓN

Paquita y Jorge, separados judicialmente, cónyuge se plantean disolver el condominio existente (tras liquidación  de su previa de gananciales) sobre un chalet en Bétera (150.000€), que constituía el domicilio familiar y una casa de pueblo en Requena (100.000€), adjudicándose ella el chalet y él la casa del pueblo, recibiendo además éste una cantidad de dinero en efectivo (25.000€) en compensación de la diferencia de valor entre ambos bienes.  

Tributación de la disolución de la comunidad de bienes en el ITP, IIVTNU e IRPF.

ITP.-
A Paquita se le adjudica (150.000€) más de lo que le corresponde por su cuota de participación en la comunidad (125.000€), el exceso que recibe de 25.000€ no tributa por TPO puesto que ella lo compensa satisfaciendo en metálico 25.000€ de su bolsillo a su ex.
Sí tributa por AJD, y de acuerdo con la TS de 9/10/2018 , la base imponible de AJD sería de 75.000€, sujeto pasivo  Paquita y 50.000€, sujeto pasivo Jorge. 

IIVTNU.-
Considerando que se trata de una única comunidad de bienes constituida en la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales y compuesta por los dos inmuebles: Si dicha comunidad se disuelve en su totalidad, adjudicando el pleno dominio de un inmueble a cada uno de los cónyuges, con compensación en metálico por el que recibe un mayor valor al otro, no siendo posible otra adjudicación distinta de los bienes más equitativa entre los comuneros, no se producirá la sujeción al IIVTNU, dado que no se realiza el hecho imponible del impuesto.  

IRPF.-
En este caso uno de comuneros, Paquita, se atribuye un bien por mayor valor (150.000€) que el valor de su cuota de titularidad (125.000€), por tanto existirá una alteración patrimonial en el el otro (Jorge) en el cual se generará una ganancia o pérdida patrimonial con independencia de que exista o no compensación en metálico, cuyo importe se determina por diferencia entre el valor de transmisión y adquisición del inmueble que ha provocado el exceso (el Chalet); Pongamos que el Chalet fue comprado por Paquita y Jorge en el año 2005 por 100.000€;  es decir la posible ganancia o pérdida se genera en el inmueble que recibe quien tiene el exceso (Paquita).
Calculamos.- Valor de transmisión.- 150.000€- Valor de adquisición.- 100.000€. Ganancia: 50.000€
A ese valor le tenemos que aplicar el porcentaje entre el exceso de adjudicación/y el valor del bien cuya adquisición provoca el exceso = 25.000/150.000 = 16,67%.
Por tanto, la ganancia patrimonial de Jorge sería de 8.333,33€. Iría a la base del ahorro. 
Consulta 5/06/18 V1510-18
     

Páginas vistas en total