21.7.17

FECHAS ADQUISICION PLUSVALIA MUNICIPAL Y GANANCIA PATRIMONIAL INMUEBLE ADQUIRIDO NUDA PROPIEDAD + CONSOLIDACION DOMINIO

Pedro adquirió la nuda propiedad de un inmueble en fecha 3 de marzo de 1980, al fallecimiento de su abuelo. Posteriormente, al fallecimiento de los dos usufructuarios, en fechas 4 de agosto de 2000 y 3 de julio de 2006, consolidó el pleno dominio del inmueble; Pedro ahora quiere donar el inmueble a uno de sus hijos.

Pedro adquirió la nuda propiedad del inmueble urbano por herencia, al fallecimiento de su abuelo, en fecha 3 de marzo de 1980. En esa misma fecha se constituyó el derecho real de usufructo sobre el citado inmueble a favor de dos de sus tíos conjuntamente, que contaban, en dicho momento, con 62 y 63 años de edad.
El derecho de nuda propiedad, por la remisión que el artículo 107.2.b) del TRLRHL a las normas reguladoras del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, se valoró por diferencia entre el valor catastral del inmueble en dicho momento y el valor del derecho de usufructo vitalicio.
Posteriormente, al fallecimiento del último de los usufructuarios, en fecha 03/07/2006, se consolidó el dominio, adquiriendo el derecho de usufructo.
Por tanto, el derecho de pleno dominio que ostenta en este momento el consultante sobre el bien inmueble, se adquirió de forma fraccionada en el tiempo: la nuda propiedad se adquirió por herencia el 03/03/1980 y el usufructo se adquirió por consolidación del dominio el 03/07/2006.
La donación que Pedro pretende realizar  a favor de uno de sus hijos determina el devengo del IIVTNU, siendo el sujeto pasivo el hijo donatario, como adquiriente del derecho de propiedad sobre el inmueble a título lucrativo.
La base imponible del IIVTNU correspondiente a la donación se determinará aplicando sobre el valor catastral del terreno en el momento del devengo (la fecha de la transmisión) el porcentaje anual que determine el ayuntamiento para el período que comprenda el número de años a lo largo de los cuales se haya puesto de manifiesto el incremento de valor. Este porcentaje a aplicar sobre el valor del terreno será el resultante de multiplicar el porcentaje anual aplicable al caso por el número de años a lo largo de los cuales se haya puesto de manifiesto el incremento de valor.
A este respecto, habrá que tener en cuenta que la proporción del valor del terreno correspondiente a la nuda propiedad se adquirió el 03/03/1980 y la correspondiente al derecho real de usufructo se adquirió el 03/07/2006. El reparto o porcentaje entre nuda propiedad y usufructo es el del momento de la adquisición de la nuda propiedad.V0742-12. Así si el Usufructuario (o el menor de los 2 en este supuesto por tratarse de usufructos sucesivos tenía 65 años; el usufructo tenía un % del 89-65; esto es de 24%.  Por tanto, a efectos de Plusvalía Municipal, según esta consulta, dos fechas de adquisición: la de la adquisición de Nuda Propiedad (100%-24%) = 76% 03/03/1980; y la de la adquisición del usufructo: 24% 03/07/2006. 

En cambio a efectos del IRPF/Ganancia Patrimonial:
Respecto a la fecha de adquisición, será la de adquisición por herencia del bien (03/03/1980), según las normas del Código Civil, produciéndose la misma con carácter derivativo, con la aceptación de la herencia, si bien los efectos subsiguientes se retrotraen al momento de la muerte del causante, de acuerdo con el artículo 989 del Código Civil. En definitiva, una vez aceptada la herencia, se entiende que la adquisición se produjo en el momento del fallecimiento del causante y que esta adquisición se refiere a la integridad del dominio, pues la extinción del usufructo por muerte del usufructuario no comporta una nueva adquisición por quien detenta la propiedad, sino que es el propio régimen legal de este derecho real de goce o disfrute el que establece que la muerte del usufructuario lo extingue (artículo 513.1º, Código Civil), recuperando el propietario las facultades de goce de las que se había visto privado en su constitución.V0732-17.
Este criterio, plasmado por la DGT para el IRPF (no para IIVTNU) se ajusta al de la ST del TSJ 16/01/1999 para IIVTNU.
el impuesto grava el incremento de valor que experimenten los terrenos de naturaleza urbana y que se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad de los mismos por cualquier título o de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los referidos terrenos. La extinción del usufructo no está comprendida en ninguno de los dos supuestos que acabamos de citar. Ni es transmisión de la propiedad ni es transmisión de ningún derecho real. El hecho de que, por el fallecimiento de la usufructuaria, los nudos propietarios hayan alcanzado la integridad de su dominio no significa que hayan sido sujetos de transmisión alguna de derechos que pueda constituir hecho imponible. Simplemente, el régimen legal correspondiente a este derecho real prevé que la muerte de la usufructuaria extingue el usufructo (art. 513.11 del Código Civil), recuperando los propietarios las facultades de goce de que se habían visto privados al constituirse tal derecho, lo que excluye que esta recuperación vaya precedida de transmisión alguna que suponga el devengo del impuesto.
En el presente caso (...) los bienes fueron transmitidos a los hermanos P. G. en virtud de adjudicación que se les efectuó en las operaciones particionales practicadas con motivo del fallecimiento de su padre, protocolizadas en escritura notarial de 18 de agosto de 1984, en las que se adjudicó a su viuda, doña Cándida G. G. el usufructo de las fincas a que se refieren las liquidaciones anuladas por la Sala de instancia.
A su vez, la señora G. G. falleció el 17 de septiembre de 1993, infiriéndose de todo ello que las operaciones sucesorias generaron en su día el devengo del impuesto de plus valía, sin que posteriormente se haya producido transmisión alguna que justifique una nueva exacción del mismo, pues el simple hecho de la extinción del usufructo no supone la transmisión de la propiedad de los bienes a los nudos propietarios, como se ha dejado indicado.
Pues esta es la seguridad jurídica que tenemos.

20.7.17

CAUSANTE RESIDENTE EN LA COMUNIDAD VALENCIANA HEREDAN RESIDENTE EN REINO UNIDO Y UN RESIDENTE EN EEUU

Tenemos un causante residente en Valencia, fallecido a finales de 2016, viudo y con dos hijos Jorge, residente en EEUU y Carlos, residente en Reino Unido.
Tributación en el ISD, hacienda competente y normativa aplicable.
La herencia consiste en:
Vivienda de Valencia, que era la habitual del causante.-450.000€
Otra vivienda en Valencia.- 450.000€
Vivienda en Reino Unido.- 600.000€
Total.-1.500.000€
El testamento les declara herederos por partes iguales.
Por tanto, tienen que recibir cada uno por valor de 750.000€
 Tributan ambos por obligación real. Artículo 7 LISD:
A los contribuyentes no incluidos en el artículo 6 LISD (los contribuyentes que no tengan su residencia habitual en España) se les exigirá el Impuesto, por obligación real, por la adquisición de bienes y derechos, cualquiera que sea su naturaleza, que estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio español, así como por la percepción de cantidades derivadas de contratos de seguros sobre la vida cuando el contrato haya sido realizado con entidades aseguradoras españolas o se haya celebrado en España con entidades extranjeras que operen en ella. V1405-16.
Es decir, cuando se trata de un contribuyente no residente en España, sólo debe tributar por aquellos bienes que estén en nuestro país; V1593-09. No se tributa en España por la vivienda de Reino Unido.
Normativa aplicable.-
El artículo 2.1 de la Ley 29/1987 señala que la normativa española se aplica sin perjuicio de lo dispuesto en los Tratados o Convenios Internacionales que hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno, de modo que existiendo Tratado Internacional éste se aplica preferentemente sobre la Ley española del Impuesto.

En cuanto al causahabiente cuya residencia habitual esté situada en territorio de Estados Unidos no existe un Convenio para evitar la doble imposición y establecer normas de asistencia administrativa en materia de Impuestos sobre las Herencias. Por lo tanto la tributación será la que establece la Ley y el Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. V1593-09.
En cuanto al causahabiente residente en Reino Unido, el Convenio de doble imposición de 14/03/2013 no regulada nada en materia de Impuestos sobre las Herencias. Por tanto, la normativa será la que a continuación se dice.
1. Se cede a la Comunidad Autónoma el rendimiento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones producido en su territorio.
2. Se considera producido en el territorio de una Comunidad Autónoma el rendimiento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones de los sujetos pasivos residentes en España (luego en principio, no se aplica la normativa de ninguna Comunidad Autónoma por no ser los sujetos pasivos residentes en España, pero luego veremos que a Carlos sí, por la DA 2ª de la LISD), según los siguientes puntos de conexión:
a) En el caso del impuesto que grava las adquisiciones ``mortis causa´´ y las cantidades percibidas por los beneficiarios de seguros sobre la vida que se acumulen al resto de bienes y derechos que integran la porción hereditaria del beneficiario, en el territorio donde el causante tenga su residencia habitual a la fecha del devengo.
(...)5. En los supuestos previstos en las letras a) y c) del apartado 2 anterior, se aplicará la normativa de la Comunidad Autónoma en la que el causante o donatario hubiere tenido su residencia habitual conforme a lo previsto en el artículo 28.1.1º.b) de esta Ley.
Hacienda competente.-
El impuesto no está cedido a Comunidad Autónoma alguna (no hay punto de conexión), sino que se debe tributar a la Administración Central del Estado (Oficina Nacional de Gestión Tributaria).
 Ley 29/1987.- Disposición adicional segunda. Adecuación de la normativa del Impuesto a lo dispuesto en la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 3 de septiembre de 2014 (asunto C-127/12), y regulación de la declaración liquidación de los contribuyentes que deban tributar a la Administración Tributaria del Estado.
 Uno. Adecuación de la normativa del Impuesto a lo dispuesto en la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 3 de septiembre de 2014.
1. La liquidación del impuesto aplicable a la adquisición de bienes y derechos por cualquier título lucrativo en los supuestos que se indican a continuación se ajustará a las siguientes reglas:
(...)
b) En el caso de la adquisición de bienes y derechos por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio, si el causante hubiera sido residente en una Comunidad Autónoma, los contribuyentes no residentes, que sean residentes en un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, tendrán derecho a la aplicación de la normativa propia aprobada por dicha Comunidad Autónoma.
(...) 
Carlos, residente en Reino Unido (todavía Estado miembro de la UE), tiene derecho a que se le aplique la normativa de la Comunidad Valencian, de la cual era residente el causante.
2. A efectos de lo dispuesto en este artículo, se considerará que las personas físicas residentes en territorio español lo son en el territorio de una Comunidad Autónoma cuando permanezcan en su territorio un mayor número de días del período de los cinco años inmediatos anteriores, contados de fecha a fecha, que finalice el día anterior al de devengo.
A Jorge, se le aplica exclusivamente la normativa del Estado, esto es, la LISD y su normativa de desarrollo. En ningún caso resultará aplicable la normativa de Comunidad Autónoma alguna, ya que, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 22/2009, el impuesto de los no residentes no está cedido a las Comunidades Autónomas.
Tampoco resultaría aplicable la disposición adicional segunda de la LISD, ya que EEUU no es miembro de la Unión Europea, ni del Espacio Económico Europeo. V1081-15.
Liquidación (patrimonio preexistente primer tramo).-
Total valor de bienes y derechos en España.900.000€
Ajuar doméstico.- 3% = 27.000€
Caudal hereditario: 927.000€
Base Imponible de Cada uno: 463.500€
Reducciones:
Carlos (Residente en Reino Unido); aplica normativa de la Com. Valenciana.
100.000€ por parentesco.
95% x 50% vivienda habitual con el límite de 150.000=150.000
Base Liquidable Carlos: 213.500€
Cuota.-34.721,56
Bonificaciónes.-26.041,17
Cuota a pagar Carlos.-8.680,39€.
Jorge (Residente en EEUU); aplica normativa estatal.
Reducciones:
15.956,87 por parentesco.
95% x 50% vivienda habitual con el límite de 122.606,47€ = 122.606.47
Base Liquidable Jorge: 324.936,66€
Cuota.-61.825,66€
Bonificaciónes.-0
Cuota a pagar Jorge.-61.825,66€


16.7.17

CONSOLIDACION DEL DOMINIO EN EL USUFRUCTUARIO POR FALLECIMIENTO DEL NUDO PROPIETARIO



2001 En escritura pública hijo dona a su madre (82 años) el usufructo de una vivienda.
Vivienda.- 100.000€
Usufructo.- 10.000
Tributación ISD sobre base imponible de 10.000€.
2003 Muere hijo, siendo única heredera su madre (que no aceptó ni repudió la herencia).
Su madre, muere en 2016, sin haber aceptado ni repudiado la herencia de su hijo.
Los herederos de la madre aceptan la herencia de la madre y del hijo.
El único bien que hay es la vivienda indicada. 

La constitución del usufructo a favor de la madre del consultante estuvo sujeta a este impuesto, por el concepto de donación, dado que se constituyó a título lucrativo.
Dice el 26.c)LISD.- “ En la extinción del usufructo se exigirá el impuesto según el título de constitución, aplicando el tipo medio efectivo de gravamen correspondiente a la desmembración del dominio.”
V0928-12: Esta regla (la del 26c LISD) se aplica exclusivamente en el caso de que el propietario del pleno dominio haya adquirido tal condición en dos partes (Y parece ser que en este orden, porque el artículo 26 a) cuarto párrafo dice que la aplicación del tipo medio de gravamen es para la adquisición de nuda propiedad; no dice que haya de aplicarse cuando lo que se dona es el usufructo): adquisición previa de la nuda propiedad y posterior consolidación del dominio por adquisición de las facultades y derechos inherentes al derecho real de usufructo.  

Al fallecimiento del nudo propietario (el hijo) , la nuda propiedad pasa a formar parte de su herencia;  esa nuda propiedad pasará a las personas designadas por el titular en su testamento o a sus herederos legítimos.  El usufructo, nunca pasará a formar parte de la herencia de la usufructuaria porque se extingue con su muerte (artículo 658). Resolución de 14 de junio de 2012, de la Dirección General de los Registros y del Notariado. Argumentación del Notario.

Mis conclusiones, equivocadas o no:

Se transmite la np del hijo a la madre por herencia (en realidad a los herederos de la madre directamente). Edad usufructuaria a fecha de fallecimiento de su hijo; bien a fecha de fallecimiento de su hijo. TMG a fecha de fallecimiento del hijo.
Inmueble vale 110.000 a fecha de fallecimiento del hijo.
NP vale 90% x 110.000=99.000.
BL: 99.000-REDUCCIONES
TMG.-110.000-Reducciones teóricas= BLTca; cuota  teórica entre BLTca. Ese TMG lo aplico a la BL de la adquisición de NP.
Y cuando fallezca la usufructuaria (2016), aplico el TMG al usufructo generado con el fallecimiento del hijo utilizando resto de reducciones (si las hay) y de bonificaciones del ejercicio 2003. Es decir, cuento como fecha de desmembración del dominio la del fallecimiento del hijo y no la de la donación del usufructo. 
Admito y ruego opiniones diferentes.

Vas a tener que presentar dos liquidaciones:
- La relativa a la herencia de la madre por un lado donde tendrás que hacer la consolidación del dominio en la usufructuaria, tal y como indica el artículo 26.c) LIS se exigirá el impuesto según el título de constitución, aplicando el tipo medio efectivo de gravamen correspondiente a la desmembración del dominio.
- Y la relativa a la herencia de la madre a los herederos de ésta, que ya adquieren un bien en plena propiedad.
En su día, con la constitución del usufructo se debió calcular el importe total a pagar y es, por aquello que no se ingresó, lo que en la declaración de la madre se deberá especificar. (Pero si el devengo es el 2003, está prescrito).
Ten en cuenta las reducciones, si sólo había este bien en la masa hereditaria, entiendo que será la vivienda habitual del causante.
Y que en la consolidación debes tener en cuenta la normativa de aquel entonces.


13.7.17

PROCEDIMIENTO PARA LA ADICION DE BIENES A LA MASA HEREDITARIA

El devengo del I. Sucesiones se produjo por el fallecimiento el 11-4-2004 de la madre de los actores, Dª. Vanesa , sin que presentaran declaración alguna ante la Administración de la Generalitat Valenciana. 
La demanda denuncia la infracción del procedimiento establecido para la adición de bienes pretendiendo la anulación de las sanciones por la nulidad de los actos liquidatorios de deuda tributaria.
La Inspección autonómica integró la adición de los bienes de la herencia en el procedimiento inspector, junto con las demás actuaciones relativas al Impuesto sobre Sucesiones y sin ninguna especificación particular. Sin embargo, el marco jurídico no permite actuar de esta manera, aplicando una normativa general tributaria (la Ley General Tributaria) en lugar de las normas legales y reglamentarias específicas (Ley y  Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones ).
Así, la  Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, establece en la Sección 2 del Capítulo IV (base imponible) las normas especiales para adquisiciones "mortis causa", disponiendo el artículo 11 la adición de bienes:
" 1. En las adquisiciones "mortis causa", a efectos de la determinación de la participación individual de cada causahabiente, se presumirá que forman parte del caudal hereditario:
a) Los bienes de todas clases que hubiesen pertenecido al causante de la sucesión hasta un año antes de su fallecimiento, salvo prueba fehaciente de que tales bienes fueron transmitidos por aquél y de que se hallan en poder de persona distinta de un heredero, legatario, pariente dentro del tercer grado o cónyuge de cualquiera de ellos o del causante. Esta presunción quedará desvirtuada mediante la justificación suficiente de que en el caudal figuran incluidos el metálico u otros bienes subrogados en el lugar de los desaparecidos con valor equivalente....
No tendrá lugar esta presunción cuando conste de un modo suficiente que el precio o equivalencia del valor de los bienes o efectos transmitidos se ha incorporado al patrimonio del vendedor o cedente y figura en el inventario de su herencia, que ha de ser tenido en cuenta para la liquidación del impuesto, o si se justifica suficientemente que la retirada de valores o efectos o la toma de razón del endoso no ha podido verificarse con anterioridad al fallecimiento del causante por causas independientes de la voluntad de éste y del endosatario. Lo dispuesto en este párrafo se entenderá sin perjuicio de lo prevenido bajo las letras a), b) y c) anteriores.
4. Si los interesados rechazasen la incorporación al caudal hereditario de bienes y derechos en virtud de las presunciones establecidas en este artículo, se excluirá el valor de éstos de la base imponible, hasta la resolución definitiva en vía administrativa de la cuestión suscitada".
El procedimiento para la adición de bienes a la masa hereditaria viene prevista en el  Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, cuyo artículo 93 fija el siguiente procedimiento especial:
"Cuando la oficina competente ante la que se hubiese presentado un documento, declaración o declaración-liquidación comprensivo de una adquisición por causa de muerte, comprobase la omisión en el inventario de bienes del causante de los que se encuentren en alguna de las situaciones a que se refieren los artículos 25 a 28 y 30 de este Reglamento, lo pondrá en conocimiento de los interesados, concediéndoles un plazo de quince días para que puedan dar su conformidad a su adición al caudal relicto del causante.
Si la adición fuese admitida por los interesados, las liquidaciones que se practiquen incluirán en la base imponible el valor de los bienes adicionales, o se procederá a rectificar las autoliquidaciones ingresadas por los interesados practicando las complementarias a que hubiere lugar, cuando se haya optado por ese procedimiento de declaración.
En el caso de que los interesados, en el plazo concedido, rechazasen la propuesta de adición o dejaren transcurrir el mismo sin contestar, sin perjuicio de continuar las actuaciones establecidas en este Reglamento para la liquidación del documento o para la comprobación de las autoliquidaciones, la oficina procederá a instruir un expediente a efectos de decidir en definitiva sobre la adición, concediendo a los interesados un plazo de quince días para formular alegaciones y aportar los documentos o pruebas que estimen convenientes a su derecho. Transcurrido este plazo se dictará acuerdo sobre la procedencia o no de la adición.
El acuerdo favorable a la adición será recurrible en reposición o en vía económico-administrativa.
Ultimada la vía administrativa en sentido favorable a la adición, la Administración podrá proceder a la rectificación de las liquidaciones provisionales o a practicar las complementarias que procedan.
Durante la tramitación del expediente y hasta su ultimación definitiva quedará interrumpido el plazo de prescripción de la acción de la Administración para practicar las liquidaciones que procedan".
Así pues, si la Administración tributaria autonómica consideraba existente bienes o derechos que debían ser incorporados por adición a la masa hereditaria, debió acudir a las normas legales y reglamentarias que rigen en el Impuesto sobre Sucesiones, fuera un procedimiento de gestión o de inspección, pues donde la ley no diferencia no deben hacerse diferencias, además de ser preceptiva la aplicación de la normativa específica, la del tributo en cuestión, sobre la general tributaria o administrativa.
Por el contrario, la Administración de la Generalitat Valenciana no siguió el procedimiento especial para adicionar bienes y derechos a la masa hereditaria, aplicando el procedimiento general de inspección previsto en la Ley General Tributaria, por lo que prescindió total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido, incurriendo en la causa de nulidad del artículo 217.1- e) de la Ley General Tributaria .
En consecuencia, y sin necesidad de realizar otras consideraciones, procede la anulación de los actos impugnados, tanto las liquidaciones de deuda como las sanciones, así como las resoluciones del TEARCV que las confirmaron, con estimación de la demanda. ST 525/2016 TSJ CV 29/06/2016.

11.7.17

DONACION DE DINERO DE UN RESIDENTE EXTRANJERO A DONATARIO RESIDENTE

Residente en Madrid va a recibir, durante el ejercicio 2016, de un familiar con residencia en Alemania una donación por importe de 100.000 euros, la donación se realizará con dinero que se encuentra depositado en una cuenta en Alemania. Estas donaciones están sujetas a tributar por el equivalente al ISD en Alemania. 
Pregunta:
Si el Impuesto pagado en Alemania es deducible en la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que ha de realizarse en España. En concreto se consulta lo siguiente:
Primero.- Si sería deducible la totalidad del impuesto pagado en Alemania.
Segundo.- Si, en caso de ser deducible, sería preciso realizar la donación en documento público, o sería válido un documento privado. 
Respuesta:
En cuanto a la primera pregunta,  no siempre será deducible la totalidad del importe pagado en Alemania por la donación recibida, pues solo lo será en el caso de que esa cifra sea inferior a la que tendría que pagar en España al liquidar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones español.
En cuanto a la segunda pregunta, a efectos del ISD y por lo que se refiere a la normativa del Estado (Ley 29/1987), resulta irrelevante el hecho de que la donación se formalice en documento privado o público, pues no variará su tributación. Otra cosa es a efectos civiles, por el distinto valor probatorio de los documentos privados y los públicos, conforme a lo dispuesto en los artículos 1.217 a 1.230 del Código Civil.

10.7.17

RENUNCIA DE LA VIUDA AL USUFRUCTO DESPUÉS DE HABER LIQUIDADO IMPUESTOS

 V1187-14
En el año 2006 se produjo el fallecimiento del esposo y padre, liquidándose el correspondiente Impuesto de Sucesiones y Donaciones en octubre de 2006. La herencia ha quedado yacente y pendiente de aceptar. Los hijos tienen previsto formalizar ante notario la aceptación de la herencia de su padre, y la madre se está planteando la posibilidad de renunciar pura y simplemente al usufructo que le correspondía en la herencia, con lo que consolidaría en los hijos el pleno dominio de los bienes de la herencia del padre. 
En el caso planteado, sin entrar a valorar si la herencia ha sido aceptada, ya que la aceptación puede ser tácita o expresa, al haber sucedido la muerte del causante y la posterior liquidación del impuesto en año 2006, se entenderá prescrito, y por tanto la renuncia hecha después de prescrito el impuesto se reputará a efectos fiscales como donación. Los hijos y consultantes, tributarán por el mayor valor entre los que resulte de la desmembración del dominio que quedó pendiente cuando se realizó la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en el año 2006, y la donación que se produce actualmente


V2433-14 Mismo supuesto, pero consideran aceptada la herencia tácitamente.
Como aclaración y ampliación de la consulta V1187-14, este Centro Directivo hace constar que los antecedentes expuestos en la consulta varían con respecto a los que se expusieron en su momento, por lo que, consecuentemente, la contestación a la consulta experimenta ligeras variaciones que no afectan, en esencia, a los criterios expuestos en la consulta V1187-14.
En lo que se refiere al Derecho común, la regulación civil de la aceptación y repudiación de la herencia está contenida en los artículos 988 a 1.009 del Código Civil. El primero de estos artículos dispone que “La aceptación y repudiación de la herencia son actos enteramente voluntarios y libres”. De acuerdo con dicho precepto, la aceptación de la herencia constituye un derecho de los llamados a suceder al causante, que pueden ejercer –aceptación– o no ejercer –repudiación–, si bien mientras que la aceptación puede ser expresa o tácita, la repudiación debe ser necesariamente expresa. Además, la herencia aceptada puede ser renunciada por el aceptante, de forma gratuita o mediante precio. Por lo tanto, la Ley le concede el derecho no sólo a aceptar la herencia, sino también a repudiarla o a renunciarla.
Desde el punto de vista fiscal, la repudiación y la renuncia a la herencia se regulan en el artículo 28 LISD , y en el artículo 58 del Reglamento ISD.
De acuerdo con el artículo 28 LISD, la renuncia a la herencia es perfectamente lícita a efectos fiscales dada la regulación civil de la institución–, aunque el tratamiento fiscal será diferente según sea la renuncia:
 Así, si la renuncia es pura, simple y gratuita, se equipara a la repudiación y sólo tributan los beneficiarios de la renuncia; es decir, se considera que el renunciante no ha llegado a aceptar la herencia. Por lo tanto, no es heredero ni legatario, ni, en consecuencia, sujeto pasivo del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
En los demás casos de renuncia, se considera que el renunciante sí acepta la herencia, a la que posteriormente renuncia. En estos supuestos, se producen dos hechos sujetos a tributación. En primer lugar, la transmisión hereditaria del causante al renunciante, que estará sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones por el concepto de adquisición por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio. En segundo lugar, la transmisión inter vivos del renunciante al beneficiario de dicha renuncia, que estará sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, por el concepto de adquisición por donación o por cualquier otro negocio jurídico a título gratuito e inter vivos, si la renuncia es gratuita, o al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, por el concepto de transmisiones patrimoniales onerosas, si la renuncia es onerosa.
Como se ha dicho anteriormente la aceptación de una herencia puede ser expresa o tácita. Este Centro Directivo ha manifestado en diferentes consultas que el simple hecho de liquidar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones no implica el hecho de aceptar una herencia, ahora bien, hay una serie de hechos posteriores que si pueden implicar la aceptación sin necesidad que esta sea expresa. En el caso planteado, y por la descripción realizada en los antecedentes de la consulta, la herencia ha sido aceptada tácitamente, y por tanto la renuncia posterior por parte de la consultante produciría un nuevo hecho imponible que sería la donación de su parte de la herencia.
Con base en el el artículo 51.4 del RISD en el caso planteado, en la renuncia al usufructo aceptado, los hijos tributarán por el mayor valor entre los que resulte de la desmembración del dominio que quedó pendiente cuando se realizó la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en el año 2006, y la donación que se va a producir actualmente.

7.7.17

VALOR ADQUISICION TERRENO HEREDADO MAS DECLARACION OBRA NUEVA

Ha heredado un solar conjunto con sus hermanos, sobre el cual han construido un edificio de dos plantas compuesto de un almacén, dos locales, dos viviendas y un cuarto trastero. En 2008, han realizado la correspondiente declaración de obra nueva, y la posterior división horizontal, donde se ha especificado el valor de cada una de las fincas que componen el edificio. Todo ello se ha liquidado con la correspondiente liquidación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Han realizado la venta de un local en 2016. 
Cómo se calcula el valor de adquisición de la finca vendida en 2016.
Respuesta:
Fecha de adquisición del solar: la del fallecimiento del causante.
Fecha de adquisición del local.-en los supuestos de “auto-promoción”, cuando el contribuyente satisfaga directamente los gastos derivados de la ejecución de las obras, se  considera como fecha de adquisición la de terminación de dichas obras, entendiendo que esta se corresponde con la escritura de declaración de obra nueva terminada, salvo que se acredite, por cualquiera de los medios de prueba admitidos en derecho, que tal finalización se produjo con anterioridad a la fecha de dicha escritura. 
Valor de adquisición del terreno.-  el que resulte de la aplicación de las normas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sin que pueda exceder del valor de mercado en la fecha del fallecimiento del causante, más los gastos y tributos inherentes a la adquisición que hubieran sido satisfechos por el consultante. 
+
Importe satisfecho por las obras de construcción del local, más los gastos y tributos inherentes a la declaración de obra nueva, excluidos los intereses, satisfechos. Los gastos de las obras deben ser acreditados por cualquier medio de prueba admitido en derecho.

Páginas vistas en total